jueves, 16 de julio de 2015

Trabajadores privados en Bayamo: “Es un plan que tiene el MININT…”

“Ya no sé qué es mejor si trabajar escondido o legal”, dice un cuentapropista.

Por Ricardo Sánchez Tamayo/ HABLEMOS PRESS.

GRANMA.- Cuentapropistas legales son multados por vender en las calles en Bayamo. Desconocen el motivo de las sanciones por parte de las autoridades de la provincia.

Hace más de una semana el sector privado, agropecuario, de la provincia Granma está sufriendo multas que van desde los 100 a los 500 pesos cubanos por parte de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR). Los carretilleros suponen que es una estrategia del MININT para el estímulo de los policías.

Juan Rafael Góngora, vendedor por cuenta propia, comenta que ya está cansado de que todos los días le pongan una multa.

Policías de tránsito imponen multa a carretillero en Bayamo. Fotografía tomada por el autor.

“Si la represión y el acoso continúa dejo de vender. Estamos pagando patente, seguro social y para colmo el salario de los funcionarios de la policía. Las multas que me ponen, es un plan que tiene el MININT de cumplimiento para el estímulo de los policía”, aseguró Góngora.

Según los impuestos que tiene que pagar un cuentapropista del sector agropecuario es 200 pesos cubanos mensuales por la licencia y otros 262.5 pesos cubanos trimestrales por seguro social.

Otra de las afectadas es Yesenia Ramos una cuentapropista que, relata: “Yo y mi pareja llevamos varios meses en esto. Caminamos mucho para ganarnos la vida y ahora súmale la persecución de los inspectores y la PNR para sacarnos el dinero. Creo que lo que quieren es que renunciemos”, expresó.

Según una publicación en Juventud Rebelde, desde el mes de octubre del 2010 la cantidad de trabajadores por cuenta propia ha ascendido a los 504 mil 613 al cierre de mayo del 2015.

A pesar de la presión que está ejerciendo la PNR en Granma, esta provincia no está entre las de mayor personal ejerciendo el cuentapropismo, a diferencia de las provincias de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba que representan el 66 por ciento de los incorporados.

Sucesos como estos suceden en todas las provincias. La presión que se ejerce en el sector privado ha aumentado el descontento en los trabajadores. Algunos cuestionan como es el caso de Juan R. Góngora, “ya no sé qué es mejor, si trabajar escondido o legal”.

VIDEOS