miércoles, 22 de julio de 2015

Poco alentadores debates en parlamento cubano

Fotografía tomada por Elio Delgado.

Por Oscar Sánchez Madan/ HABLEMOS PRESS.

MATANZAS.- Los recientes debates sostenidos por los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el análisis de la situación que exhibe el país en las esferas económica y social, resultaron poca alentadores.

Al pueblo cubano no lo anima ya el discurso oficial. El máximo órgano legislativo no tiene mucho que ofrecer. Sus miembros se han ganado el oportuno calificativo de “focas amaestradas” que cumplen los absurdos lineamientos del Partido Comunista.

No obstante, en las recientes secciones parlamentarias, reconocieron el desorden existente en la producción y venta de materiales de la construcción, evidentes en el déficit de equipos tecnológicos, problemas financieros, dificultades con la calidad de las mercancías, deficiencias en la fiscalización, la ausencia de una seria política de estimulación económica al productor, la violación de precios, entre otras anomalías.

Todo el proceso de producción y venta de estos materiales, tan necesario para la población, está plagado de irregularidades que más que indisciplinas, constituyen delitos. La corrupción ha sentado sólidas bases en la economía y en la sociedad.

Dichos fenómenos estimulan los incumplimientos. Según los diputados, unas 123 empresas estatales, al cierre de 2014, concluyeron con saldos negativos en su gestión, de las cuales 87 esperaban utilidades por un monto de más de 75 millones de pesos, y perdieron trescientos veintidós millones setecientos ochenta y cinco mil.

Así es difícil mejorar la economía, en un país donde todavía es notable la centralización. Otro tema abordado por el parlamento fue la necesidad de acelerar la recapitalización tecnológica e ingeniera de los centros asistenciales del Ministerio de Salud Pública.

Aunque se han destinado millonarios recursos para mejorar la atención médica, existen dificultades, sobre todo en los salones de operaciones, ya que más de 9 mil personas esperan hoy por hoy intervenciones quirúrgicas.

En Cuba no se permite la atención médica privada, por lo que el Estado es el responsable de atender a la ciudadanía y no lo hace del todo bien, a pesar de lo que expresan los informes del gobierno y de la Organización Mundial de la Salud.

“De doloroso” calificaron los diputados el estado de recogida de desechos sólidos. No podría encontrase mejor calificativo pues los basureros ilegales en zonas residenciales abundan por todo el territorio nacional, debido a la falta de contenedores, equipos de volteo, piezas de repuesto y cargadores. Es incorrecta, además, la estructura de servicios comunales; institución encargada de diversas labores.  
  
Dicha situación afecta en gran medida el entorno, también lo dañan los más de 14 mil focos contaminantes que atentan contra el agua.

Por la ineptitud de los funcionarios y sus malas políticas, y debido también a afectaciones climáticas, el país necesita alrededor de 11 millones de pesos para resolver las dificultades de abasto y saneamiento del agua, según se le informó a los diputados.

Respecto a la recreación, calificada por los jóvenes como deficiente, los diputados tuvieron razón en condenar que los altos precios limiten el acceso de la mayoría a centro de recreación y se prioricen los eventos en las grandes ciudades, quedando desprovistas las zonas rurales.

Qué pena que ninguno de los parlamentarios reconoció que el más grave problema de Cuba radica en la ausencia de derechos y libertades.


El régimen no ha confirmado ni implementado los pactos de la ONU sobre Derechos Humanos. Sería bueno que en lo adelante los diputados tuvieran en cuenta las opiniones de la población. 

VIDEOS