sábado, 25 de julio de 2015

Entre ladrones: ¿Quién roba a quién?


Por Yixander Doimeadios/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- El robo está institucionalizado en Cuba. Es una seudocultura, sufrida y practicada de un extremo a otro de la Isla y los pretextos son: tengo que vivir, la vida esta dura…. como si ese “vivir” parasitario fuera algo que hay que aceptar.

Las multas en los productos que se expenden en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) son insultantes. Las rebajas de aquellos, incluso horas antes de vencerse, brillan por su ausencia.

Y qué decir de las mercancías de factura personal coladas por los tenderos. Nada es original y todo es siniestro, porque viene “por la izquierda”. 

En Cuba la izquierda se usa para preguntarle al bodeguero si tiene aceite por la izquierda, o al carnicero si hay pollo por la misma vía, esa por donde se van los pesos que caen en las manos del chofer de la guagua, o por donde se filtra la manteca que no llega al pan de la cuota.

Se trata de una mutación en la evolución de la especie cubana, donde sobreviven los más aptos y fuertes. Te acostumbras o pereces, y si no puedes con ellos, úneteles.

Todos buscan una manera de recuperar lo que el otro le roba.

Los inspectores extorsionan a los cuentapropistas, los funcionarios de la vivienda reciben un “regalo” por los trámites que deben hacer sin costo alguno, y los que no sean generosos o desprendidos, sufrirán las consecuencias de que un sencillo trámite les tome 6 meses o más.

Mientras los vientos de cambio soplan arriba, en el inframundo del cubano de a pie, solo se huelen las mismas flatulencias de siempre, y el único cambio que se respira es para peor. Entonces solo queda una salida: Si no puedes con ellos, úneteles.

VIDEOS