martes, 9 de junio de 2015

Segunda carta a obispos cubanos sobre robo párroco y descontrol económico

Iglesia Buen Pastor de Jesús del Monte.
 
Por Jaime Leygonier/ HABLEMOS PRESS.

La Habana, 9 de junio, 2015.

Arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega Alamino:
Consejo de Obispos Católicos de Cuba (COCC):

El 12 de marzo acudí a Sus Excelencias en queja por robos de un párroco a su parroquia en su mudada a otra, sin entrega de inventario y de bienes a su sucesor; violaciones de normas elementales de la Iglesia sobre la administración de sus bienes materiales.

Expuse que la mayor responsabilidad corresponde a Mons. el Arzobispo cardenal Jaime Ortega y planteé a sus Excelencias otros problemas generales de mala administración y faltas.

Rogué que investiguen, exijan inventario, restituyan los objetos a la parroquia de Jesús del Monte y a sus dos capillas y comprueben que no hubo malversación.

Repetí lo que pedí en noviembre del 2013 al Arzobispo Ortega en otra carta sin respuesta que publiqué como: "Queja al Arzobispo de La Habana sobre barreras, simonía y exclusión":                                                                                                              
Orienten no cobrar bautizos y misas de difuntos según tarifas, sobre las barreras arquitectónicas: como el peligro de abrir parcialmente las puertas coloniales. El no hacer, el excluirnos, su aislamiento y ningunearnos con jamás responder cartas. 

Y de ningunear también a S.S. el papa Francisco de cuya labor no informan. Dialoguemos este tipo de casos sin publicarlos, pedí en vano.

Añado: Cumpla Mons. Ortega la obligación moral de rectificar su declaración de que en Cuba ya no hay presos políticos pues son reconocidos más de 50 y uno preso de conciencia y siguen vigentes leyes que permiten aumentar ese número de prisioneros.

Cabe preguntar donde Monseñor obtuvo esa información falsa y si repite como propio y sin confirmarlo lo que le dice el Estado. Su falso testimonio pone en mayor peligro a presos torturados a quienes debe reparación por negarles no ya apoyo sino hasta su existencia.

La queja de marzo la entregué al Secretario del Arzobispo y por la inaccesibilidad de Sus Excelencias y experiencia de que no responden cartas -experiencia que confirmaron en este caso grave y tan deber de Sus Excelencias- la publiqué en internet, página www.cihpress.com

Al no responderme ni solucionar los problemas, publiqué allí: “Despilfarro y fieles sin derechos. Sobre carta a obispos por descontrol”, donde abundé sobre los problemas y un proyecto despilfarrador para la Catedral.  
  
Muchos males genera la permisividad de lo ilegal en las asociaciones religiosas invocando indulgencia, no juzgar, callar por no dar mal testimonio a los del mundo, para que los líderes abusen de cargo y falten impunes. 

Enajenar a los fieles de derechos y de decisiones, y cero transparencia. Mientras autoridades de denominaciones evangélicas en Cuba y la Iglesia Católica en los EE.UU rinden cuentas sobre ingresos, gastos y proyectos, en asambleas donde los fieles tienen voz y voto.

Derecho canónico y derechos humanos -violados en los casos de mis quejas- son acaso anticristianos. ¿Y no tienen deber de cumplirlos Sus Excelencias? Ignoramos qué sumas recibe y entrega el obispado a los párrocos y a qué las destinan.

Pido a Sus Excelencias remedios y que informen del proyecto de  dotar a la inmensa Catedral de La Habana de aire acondicionado y de un baldaquín a imitación del de San Pedro en Roma.

¿Cuántas decenas de miles de euros costará? ¿Quién los dona? ¿Cuántos ganará el Estado? ¿Cuánto demorarán en romperse debido a instalarlos antes de reparar la Catedral? ¿No creen que cualquier fiel tiene derecho a conocer de esta administración de caudales? 

De todas formas conocen y comentan sottovoce sobre el panorama de malas administraciones, remuneraciones a laicos por viajes y gastos como funcionarios de Caritas, a veces por hacer… nada, y donaciones y ventas de viviendas de ancianos que asilan.

En Cuba, las iglesias de todas las denominaciones se convierten en medio de lucro para vividores que devoran al pueblo de Dios y lo alejan con sus luchas y mal testimonio. La transparencia protegería. ¿Por qué la rechazan?

Y las ancianitas de Jesús del Monte, La Guardia, la capillita de La Caridad, las fieles polacas donantes del icono de Cezstochowa, ¿no tienen derecho a que el párroco no se apropie de imágenes, candelabros, búcaros, etc., patrimonio del templo y no piezas de museo privado?

¿Sus Excelencias necesitan discursos sobre que el delito es malo y las leyes eclesiásticas deben cumplirse, para no callar, aplicar el Derecho Canónico y reparar los males? Es contra la Caridad para con los fieles. Y es escandaloso.

El 12 de marzo, cuando acudí al Arzobispado, pudo remediarse todo en media hora con par de llamadas telefónicas al párroco saliente y al entrante y con mostrarme el inventario de Jesús del Monte firmado por párroco antiguo. No, pues pudieron arreglar todo días después.

Pero por endurecer el oído ya no se trata de un cura que obra lo inaudito sino de Sus Excelencias. Apelaré a Roma como Pablo, pues quieren que S.S. el Papa Francisco se ocupe solo de los latrocinios, inaccesibilidad e ineficiencia, cobro de sacramentos, templos sin niños de catecismo, etc. 

Y de lo que no escribí, sino que hablé privadamente con el Sr. Néstor Crespo, Secretario de Mons. Ortega, sobre cierto cura, narcisista -aclaro que es una excepción y que no es el R.P. Formoso- que emplea mecanismos de secta y acoso para tiranizar a su grey.

Cuyas feligresas no se atreven a confesarse con él porque afirman que violó en público el secreto de confesión. Si ni esto amerita que oigan, no sé que lo hará: “La Ley y los profetas tienen, escúchenlos...”.

Sigo en disposición de escucharlos y de que me reprendan si obro mal. Que Dios los bendiga.

Jaime Leygonier Fernández. (Feligrés del Buen Pastor de Jesús del Monte).

VIDEOS