sábado, 13 de junio de 2015

Represamiento del Río Zaza afecta ecosistema

Impacto causado por el represamiento del Río.
Por Weiner Alexander Martínez Estepe/ HABLEMOS PRESS.
SANCTI SPIRITUS.- El Zaza es el mayor embalse del archipiélago de Cuba. Se encuentra ubicado en la provincia de Sancti Spíritus, en el centro de la Isla. Tiene un área de agua de unos 113,5 km² y una capacidad de almacenamiento de mil 20 millones de m³.
Entre los ríos que fueron utilizados para incrementar su volumen se destaca el Zaza, que es el de más caudal en el centro de la Isla.
A pesar de todos los esfuerzos realizados por las instituciones de protección de medio ambiente, es notable el impacto causado por el represamiento del río.
La cuenca del río Zaza se abre paso a través de las tierras bajas, al sur de la provincia de Sancti Spíritus. En los últimos 20 km sus aguas salobres bañan un complejo sistema de lagunas costeras que albergan una amplia biodiversidad de plantas y animales.
La ausencia de las crecientes naturales provocadas por las precipitaciones de los últimos años ha provocado una reacción en cadena de algunos fenómenos negativos en toda la franja costera y lagunas conectadas a la desembocadura del río.
La falta de corrientes fuertes, capaces de arrastrar el sedimento acumulado en esteros y lagunas, trae como consecuencia que la acumulación orgánica comience a alterar los parámetros físico-químicos del suelo y, por consiguiente, los primeros síntomas del desastre ambiental se observan en la afectación que han tenido los manglares.
Son innumerables las hectáreas de manglar que han sido afectadas de forma directa o indirecta por el represamiento del río en los últimos años.
La Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna en Tunas de Zaza, poblado costero situado a 1 km de la desembocadura del río, ha  comenzado a ver los primeros resultados de su esfuerzo por redimir los volúmenes de mangle que se perdieron. En conjunto con pescadores locales del poblado, se lleva a cabo un proyecto de reforestación del Mangle Rojo en las 64 hectáreas que rodean la desembocadura del río Zaza.
El nivel de las lagunas es otro factor negativo que ha salido a la luz con el cursar de los años. La entrada de los esteros más profundos  que enlazaban a las lagunas con el mar y que por esta vía se podía proveer el intercambio de sedimento y organismos marinos están en su totalidad obstruidos.
El incremento de la salinidad y las altas temperaturas, por el bajo nivel de las aguas, en muchas partes del área está provocando la muerte del manglar y la fauna del medio lagunar. Las zonas salitrosas y saturadas son visibles desde la altura hasta donde se remonta el agua del mar.
Es poco probable encontrar un estero natural que exceda los 50 cm de nivel, todo lo que pueden albergar estas lagunas costeras es unos 20 a 30 cm de profundidad una parte del año.
Considerable decadencia si calculamos el nivel de estos esteros en el pasado. Por señalar un ejemplo, el estero de Las Caobas, en los años 80, superaban los 3 m de profundidad en su totalidad y los barcos de pesca de la localidad de Tunas de Zaza podían fácilmente navegar en él. Sus lagunas alcanzaban 1 m de nivel, ya que estaban conectadas a un afluente del río. Similares características tenía el estero de Carenero.
Sería muy conveniente concluir que la ausencia de muchas especies de animales se deba, sin lugar a dudas, al represamiento del río Zaza.
En la actualidad, las únicas conexiones en la gran mayoría de las lagunas costeras al este de la desembocadura son canales artificiales construidos por pescadores de camarón. Estas uniones proveen de vida marina a las lagunas y garantizan el intercambio de sedimentos. Sin ellos sería improbable que los peces y crustáceos que hoy podemos capturar en ellas, sobrevivieran.
Los beneficios aportados a la economía de un país por los embalses son cuantiosos, pero estos logros no nos exoneran de compromisos por un manejo responsable y sostenible de nuestros recursos naturales y de las transformaciones que en él se acometen. Nos corresponde a nosotros la tarea de orientar nuestros errores hacia un ambiente de corrección, de equilibrio y armonía con la naturaleza  y que por esa vía seamos capaces de favorecer a las futuras generaciones con el más hermoso regalo para heredar, un planeta saludable y diverso… 

VIDEOS