sábado, 6 de junio de 2015

Maltratado en tu propio país

Oficial de aduanas en posición de cuclillas toma notas. Foto: Roberto Guerra.

Por Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- A diario los cubanos son maltratados en su propio país. En mi caso el día 2 de junio llegaba desde el exterior y en el propio Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana pude comprobar al recoger mis maletas, que todas mis pertenencias se encontraban regadas en la estera, donde se recoge dicho equipaje.

Al dirigirme al oficial de aduanas a cargo, este me contestó, que no se responsabilizaba con ese tipo de maletines ya que no era del tipo valija. El maletín, se encontraba en buen estado, en el trayecto del viaje hacia mi destino, hube de abordar tres vuelos.

De regreso, mi equipaje se encontraba en buen estado, con un peso de 21 kilogramos, adecuado para su tamaño. Tenía un pequeño candado en su cremallera, la cual fue violada provocando la salida del contenido del mismo. Las pocas pertenencias que traía, muchas se dañaron y ensuciaron. El peso luego del desfalco fue de 20 kilogramos, según el pesaje en Cuba.

Para ser justo, les diré que solo se extraviaron unos desodorantes y algunos perfumes que traía como obsequios, además de haberse deteriorado mi ropa.

Para muchos que no conocen la situación de Cuba le parecería insignificante estas pérdidas pero para cualquier cubano trabajador, cuyo salario medio es equivalente a 20 dólares al mes, esos artículos, son difíciles de adquirir. Sus precios en el mercado estatal, alcanzan el 240% encima de su precio de costo.

A otras personas también les han roto las maletas y le han extraído de ellas algunos artículos, me contaron algunos de los allí presentes. Hasta ahora no les han dado una satisfacción por ello, conducta que se pone bastante de manifiesto en nuestro país. Al parecer por el bajo poder adquisitivo que tienen los trabajadores, estos son proclives a sustraer objetos, aunque no sean de gran valor.

En otros países se indemnizan a los perjudicados por tales perjuicios pero en Cuba no es así y menos cuando se trata de algún coterráneo, quienes a pesar de ser hijos de esta tierra y vivir a la saga de la mayoría de los países, también somos tratados irrespetuosamente por otros cubanos que aunque representan la ley, tienen grandes necesidades como nosotros.

VIDEOS