domingo, 17 de mayo de 2015

El Día Internacional de la familia en Cuba

Familia cubana  en el malecón de La Habana. Foto: Elio Delgado.

Por Dr. Eduardo Herrera/ HABLEMOS PRESS.

LA HABANA.- El Día Internacional de la Familia se estableció el 9 de septiembre de 1993 y la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió que fuera el 15 de Mayo del siguiente año. 

Desde el surgimiento hasta la fecha se han desarrollado varios temas, uno de ellos fue "Las repercusiones de las migraciones en las familias del mundo", en el año 2010. En la actualidad vemos como aumentan las migraciones de países pobres, hacia los países más ricos. Aunque en el presente abunda la salida de los países con guerras y que han sufrido grandes catástrofes o los que están sometidos a regímenes totalitarios, como vemos en Siria por estos días.

Cuba, que no ha sufrido guerras en su territorio, ni grandes catástrofes; tiene una gran emigración. Algo que debería tenerse en cuenta para calificar su comportamiento a cerca del compromiso que adquieren los gobiernos respecto a garantizar, la no disolución, de la familia por este aspecto.

A partir del año 1959, fecha donde el gobierno “revolucionario” tomó el poder, las familias cubanas han sufrido separación. Inducida por las políticas que inculcaban el repudio y la discriminación en la sociedad, de todo aquel que no simpatizó con el régimen.

Muchos huyeron del país por temor a la represión, o fueron obligados a irse por diferentes métodos y formas. También la economía precaria que tenemos ha hecho mellas en las vidas familiares, provocando la salida al exterior de algún miembro de esta para de cierta manera mejorar en algo la vida de padres o hijos. 

Un ejemplo de separación familiar por este motivo, son las llamadas misiones internacionalistas, donde algún miembro sale a trabajar al exterior por un largo período, más de 2 años. De esta manera queda aislado de sus seres más queridos y se pierde acontecimientos muy importantes en el ámbito familiar.

Es cierto que en muchos países, la emigración por motivos económicos existe, pero es común, que al tener un contrato de trabajo con residencia, el trabajador puede llevar a la familia consigo. En el caso de Cuba esto no es posible, puesto que el gobierno teme a la deserción de sus profesionales, utilizando a los familiares de estos como rehén para evitarla. 

En Brasil la misión Más Médicos, impulsada por Dilma Rousseff permite a los médicos contratados llevar a la familia pero el gobierno de Cuba les prohíbe a los familiares permanecer por más de 1 mes junto, alegando que interfiere en su trabajo. 
 
Esto es solo un ejemplo, de cómo en la isla no se tiene en cuenta el bienestar de las familias. Ya sea por la separación, por afectar la economía de estas con bajos salarios o no dar oportunidades para desarrollar una vida feliz, como le corresponde a todos los seres humanos. 

Con este actuar se desconoce el Artículo 16, inciso 3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que dice: La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad. Tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado. 

VIDEOS