miércoles, 15 de abril de 2015

Una visión particular sobre la crisis del trasporte en Cuba


Por Osmel Almaguer/ Hablemos Press.

LA HABANA.- Desde este ómnibus atestado de personas sudorosas y malhumoradas, la Cuba presentada por el régimen luce diferente. Una mujer con su hijo en brazos forcejea, intentando llegar a los asientos dispuestos para embarazadas y minusválidos.

Entorpecido su acceso por la masa de pasajeros, pide auxilio, pero alguien le responde con desdén que los asientos “están ocupados”. La mujer ha tenido que permanecer de pié hasta que el ómnibus llega a su parada. Ninguno de los pasajeros que ocupan el resto de los asientos le cedió un espacio.

A pesar de que la mujer viajaba con el rostro constreñido por el peso del niño y la inestabilidad del ómnibus, parecía conforme, no volvió a solicitar ayuda y, por supuesto, nadie se la brindó. Sencillamente, el asiento para embarazadas y minusválidos no estaba disponible. Pero la conciencia de todos está en paz. Me pregunto si es normal. Si es lo que toca.

Hace ya un tiempo recuerdo haber leído sobre la transformación de los valores, en un libro llamado “Hacia una antropología Urbana en Cuba”, de Avelino Couceiro Rodríguez. Entre las cosas que me llamaron la atención, estaba el término “transformación” utilizado bajo el criterio que se entiende en la sociedad cubana actual como “pérdida”. 

Recuerdo, entre algunos de los motivos de dichos cambios sociales, el llamado Período Especial: crisis económica que se agudizó en Cuba a partir de la década del 90’ con la caída del Campo Socialista.

Estos cambios drásticos no solo afectaron al país en el orden de lo económico. A partir de los años 90’ los cubanos comenzaron a cambiar su manera de pensar. 

La contingencia que imponía la vida desplegó un conjunto de slogans sociales de carácter individualista que vinieron a lastrar el concepto de la solidaridad que se tenía hasta entonces en la Isla. “Lo mío primero”, “Sálvese quien pueda” y “Tú no eres familia mía” pasaron a cobrar un peso importante en las ideologías de los cubanos.

Hoy día, quizás algunos de estos dichos no tienen la misma frecuencia de uso que entonces, pero lo que sí es cierto es que estas expresiones se han sedimentado en el comportamiento de la sociedad cubana, siendo la capital del país, vanguardia de estas actitudes.

Si un joven iba en un ómnibus y, por casualidad, había una persona mayor, una embarazada, un discapacitado o una mujer con niño en brazos llamémosle en lo adelante personas frágiles darle el asiento era casi una obligación. Nuestros padres nos habían educado en ello.

A lo sumo, el joven podía disimular un poco, esperar a que alguien se le adelantara, podía mirar hacia la ventanilla, por ejemplo, pero siempre terminaba cediendo el espacio. A pesar de que pudieran existir cupos especiales, destinados a las personas frágiles, era casi una ley que a estas se les cediera el asiento.

Aquella conciencia ya es anticuada, se ha “transformado”. Un ómnibus articulado, que es de los de mayor capacidad, lleva un promedio de 8 cupos para personas frágiles.

Si estos se completan, como casi siempre sucede, el mismo joven de antes, ni siquiera uno nacido al calor de las llamadas “trasformaciones”, mantiene su mirada limpia de culpa, su conciencia queda libre de resentimientos, pues entiende que, justamente, su puesto ocupado no es para personas frágiles, así que el problema de estas queda sin resolver. 

Todavía podría existir alguien que diga en voz alta: “caballeros, una embarazada” o “caballeros, un asiento para una mujer con niño”. Este clamor, casi siempre de los más viejos, generalmente queda sin efecto en la concurrida comunidad del ómnibus. Si es un niño de brazos, alguna mujer se podrá ofrecer para llevarlo, pero casi nunca para darle el asiento a la madre con su niño.

Será “transformación de valores” el término correcto para este fenómeno. ¿Cuántas transformaciones más afectarán a la sociedad cubana? En mi opinión, hay más de una crisis que resolver en la Isla, entre ellas, la crisis social, para la que no se han tomado todavía decisiones importantes.

VIDEOS