viernes, 3 de abril de 2015

La pérdida de las costumbres y tradiciones en Cuba

Una pareja cubana baila en un salón de La Habana.

Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA.- Independientemente de los símbolos patrios oficiales como son la Bandera Cubana, el Himno de Bayamo y el Escudo Nacional. Además de otros símbolos no oficiales, existen otros elementos que denotan cubanía. Entre ellos se encuentran las costumbres y tradiciones de los cubanos.

El arraigo cultural se ha ido perdiendo en los últimos años. La forma tradicional de vestir, de disfrutar la música tradicional y folclórica del país, así como el disfrute de un buen café, tabaco y hasta un ron de producción nacional de buena calidad es un privilegio para turistas extranjeros y  muy poco para los ciudadanos de la isla. 

El costo es inalcanzable para el ciudadano común, prácticamente  tiene que conformarse con las sobras de las producciones realizadas en el país.

Adquirir una prenda de vestir de calidad y originaria en Cuba, como la guayabera, puede costar varios meses de salario de un trabajador que perciba un salario medio, equivalente a 15 dólares al mes. Degustar un café al 100 por ciento, sin mescla, de producción nacional. Un paquete de 500 gramos puede costar el equivalente a 6 ó 9 dólares en el mercado en divisa o su equivalente en moneda nacional, unos 150 ó 225 pesos cubanos.

Hace pocos meses se realizó “La Feria del Habano”, evento celebrado cada año, con el fin de dar propaganda aún más a los tabacos cubanos y recaudar mayores fondos. Fumar uno de estos puros que se encuentran solo en las tiendas de hoteles o lugares turísticos cuyo costo por unidad pasa de los 8 dólares, el más barato, es una utopía para un gran porciento de los cubanos. Solo queda para ello los que se venden en moneda nacional, los cuales tienen muy mala calidad.

En conversación con un músico cubano, quien es un fiel expositor de la música tradicional, del que no reveló su nombre por temor a las represalias. Este se refirió a que la música tradicional cubana solo puede ser escuchada en hoteles y centros turísticos donde para participar, hay altos precios, comparados con los salarios que perciben los cubanos.

Son innumerables las tradiciones y costumbres que se han ido perdiendo a causa de los problemas económicos que sufre el pueblo de Cuba, donde a un trabajador se le imposibilita el realizar estas. En más de 50 años de gobierno revolucionario las posibilidades de disfrutar de lo autóctono son cada vez menos para el trabajador, lo que está provocando la pérdida de la cubanía. 

VIDEOS