lunes, 27 de abril de 2015

La atención médica que los ciudadanos cubanos merecen

Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA.- La calidad de la atención médica en Cuba está muy deteriorada. A diario se puede notar en Instituciones de Salud, como son maltratados los pacientes. El personal de salud desconoce el trato que estos merecen.

Para que exista un sistema de salud verdaderamente eficaz y justa se debe hacer lo posible porque el enfermo reciba del médico la mejor atención en todo sentido, para así lograr un beneficio en su salud. Pero también se conoce que las actuaciones médicas están limitadas por una situación impuesta al médico, dada por las condiciones materiales que este tenga para realizar su trabajo. Además, del estado físico y psíquico en que este se encuentre.

Al observar a mis colegas, he podido notar el esfuerzo que realizan muchos de ellos diariamente en sus labores pero el estrés del trabajo combinado con el de su vida personal atenta contra el buen desempeño de estos.

Las necesidades que sufren la mayoría de la población también han afectado a los trabajadores de la salud como parte del pueblo y esto ha influido en la ruina de la Salud Pública. 

Los pacientes sufren las carencias de consultas médicas a su hora y las listas de espera para los turnos quirúrgicos, son alargadas. Muchas veces suspendidos por cualquier situación al igual que algunas pruebas diagnósticas. Los tratamientos no son los más eficaces por falta de gestión administrativa o el desuso de los últimos avances médicos.

A pesar del esfuerzo para dar un trato amable en determinado momento al paciente, este no es bien tratado, porque solo en el trato amable y cariñoso no se basa la atención médica.

También es necesario cumplir con el horario en consultas, pruebas diagnósticas y turnos quirúrgicos. Aplicar el tratamiento más adecuado, brindar una higiene y confort como se merecen todos los ciudadanos.

Claro está, que si el personal de salud no es bien tratado en la vida diaria, como seres humanos que somos, desconocen lo que es tratar bien a los demás. Por eso, vemos como algo normal, que las consultas se mantengan abarrotadas, se suspendan las operaciones, no existan los materiales necesarios para realizar un proceder y otras deficiencias sin reconocer que estamos maltratando al paciente con estas faltas.

Se cree, que la atención al ciudadano es una dádiva generosa única del “gobierno revolucionario” y no un derecho legitimo, que tienen todos los ciudadanos al nacer. 

La Declaración Universal de los derechos Humanos, artículo 25 Inciso 1 plantea, que toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado, que le asegure así como a su familia la salud y el bienestar; en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios. Tiene así mismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otro caso de sus medios de subsistencia por circunstancias independiente a su voluntad.

VIDEOS