jueves, 23 de abril de 2015

Cuba: A la unificación monetaria le salen canas

Billetes cubanos en CUP y CUC.

Por Arnaldo Ramos Lauzurique/ RCCC.

LA HABANA.- Hace ya casi 5 años que en el Proyecto de Lineamientos para el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) se incluyó el ambiguo y nada comprometedor objetivo, que expresaba: “Se avanzará hacia la unificación monetaria…”, que se condicionaba a incrementos de la productividad del trabajo, pero al aprobarse -un año después- la expresión fue menos vinculante al indicarse que la productividad solo sería tenida en cuenta.

El tema, sin embargo, ya estaba planteado desde hacía 18 años; en la casi totalmente incumplida Resolución Económica del V Congreso en la cual se incluía -de forma declarativa- que la existencia de una doble circulación monetaria dificultaba el establecimiento de precios correctos, evaluaciones económicas, etc.; y se señalaba avanzar en forma gradual en determinar un tipo de cambio más adecuado y así fortalecer el valor de la moneda nacional.  No se estableció ninguna tarea concreta y 13 años después, en los lineamientos, se reiteró el tema, pero sin expresar ningún compromiso.

En el 2012 solo se tocó el asunto en la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuando se volvió a utilizar la palabra clave: se “avanza” en esos estudios.

En el mismo foro, a mediados de 2013, Raúl Castro habló del tema otra vez y remarcó que era uno de los obstáculos más importantes para el progreso de la nación; señaló que continuaban los estudios al efecto.

Meses después, para ser exacto el 22 de octubre de 2013, se publicó una Nota Oficial en el diario Granma, indicando que se daría inicio al proceso por el sector de las personas jurídicas y se anunció la puesta en vigor del cronograma de ejecución. Ese mismo año en la sesión de diciembre de la Asamblea, el zar de la economía, Marino Murillo informó a los diputados que habían concluido los estudios para desatar el proceso de unificación y que la única moneda que se mantendría en el país sería el CUP (moneda nacional).

El 6 de enero de 2014 se publicó la Gaceta Oficial Extraordinaria No. 12 colmada de términos con gran tecnicismo, que solo interesaban a las empresas y que establecía el “día cero” para el inicio del proceso, pero sin indicar la fecha.

La única medida concreta lo ha sido el experimento del pago en CUP en dos tiendas de divisas de La Habana a principios de marzo de 2014 -que se generalizó en mayo- y que lo único que hace es evitar acudir a las Casas de Cambio (CADECAS), pero que trajo dificultades  operacionales cuando se vendían artículos muy caros, como los electrodomésticos, lo que obligó en enero de 2015 a emitir billetes en CUP de alta denominación.

Hasta el momento continúan sin resolverse problemas claves, como son el establecimiento del día cero, que daría inicio a la transición y el aspecto fundamental, que es el tratamiento de los salarios.

Raúl Castro ha dicho que hay que acabar de solucionar el tema de la dualidad monetaria y cambiaria, pero es evidente que pasar de las declaraciones a las medidas concretas se les ha hecho difícil y no saben cómo continuar.

No se ha vuelto a tocar el tema, que ya se está haciendo viejo, pues avanzamos en el segundo trimestre de 2015.

VIDEOS