lunes, 30 de marzo de 2015

Represión a un pastor cristiano en Cuba

Por José Miguel Ramírez Pérez*

LAS TUNAS.- En su desenfreno por opacarnos, por hostigarnos hasta la saciedad, el régimen lanza constantemente ataques contra mí, en venganza por mi activismo como opositor, aunque saben que mi familia está destrozada por sus acciones. 

En el mes de noviembre del año pasado (hecho que se divulgó a través de Hablemos Press) me visitaron dos inspectoras con la acusación de Actividad Económica Ilícita, y practicaron un registro en mi casa. Todo en vano, no hay pruebas de nada.

En el mes de enero de este año, se presentaron en mi domicilio dos supervisores nombrados: Armando Nordet Escalona y René Ruiz Rodríguez, con el manido argumento del trabajo ilegal. Querían registrar la casa nuevamente y ante nuestra negativa, firmaron el documento por la gestión realizada y se marcharon.

Un mes más tarde, la licenciada Dairi García insistió, esta vez, con la acusación de verter aguas albañales hacia la calle, dándome hasta el día 20 de marzo para poner fin a la falta.

En realidad, las aguas albañales salen para la calle diariamente, así sucede en la mayoría de las viviendas de por aquí, pues nadie tiene alcantarillado. 

Solo vinieron a molestarme a mí ―y lo lograron―, pues mi esposa e hija volvieron a tener una severa crisis de nervios. Las cosas en mi hogar son terribles por la actuación malévola de los órganos represivos. Yo aseguré que no pagaría multa alguna y que iré preso si es necesario.

En relación con eso, me visitó a finales de febrero una persona que dice ser el jefe de los inspectores integrales. Según él, venía en “paz” para pedirme disculpas por las “molestias causadas”.

Tuvimos una larga charla, yo sabía que era pura demagogia. El supuesto inspector ―a las claras era un oficial de la policía política― solo vino a sondearme, a ver si yo estaba rendido, a ofrecerme arreglos para que renuncie a la lucha y me conforme con vivir bajo opresión.

El mundo debe conocer esta fascista manera de acabar con los despojos de la familia de un pastor cristiano, cuyo hogar está hecho trizas, emocionalmente, viviendo en la miseria y pasando hambre con un niño de 9 años. Que llegue este mensaje a la Cumbre de las Américas. 

* Presidente del Movimiento Pastores por la Verdad.

VIDEOS