miércoles, 11 de marzo de 2015

Diabetes, una tragedia para los de la tercera edad en Cuba


Por Mario Hechavarria Driggs/ Hablemos Press.
LA HABANA.- Comprar medicamentos en Cuba es una tragedia para todo el mundo, especialmente para los diabéticos de la  tercera edad. Al contrario de la repetida propaganda oficialista que le otorga al país la condición de “potencia médica”, basta con reseñar las necesidades de un anciano diabético para concluir lo contrario.
La jubilación mínima está fijada en 200 pesos cubanos (CUP), en tanto la mayoría de las personas pensionadas no sobrepasa los 300 CUP al mes. Se propone un análisis a partir de varios enfermos de diabetes, de acuerdo a las recomendaciones básicas para esta enfermedad crónica, que se agudiza en los pacientes a partir de los 60 años de edad:
Meformina en tabletas: 4 diarias. Insulina y jeringuillas desechables. Leche en polvo como dieta básica diaria. En cualquiera de los casos, se agregan diversas complicaciones típicas de la edad, por ejemplo, problemas con el colesterol y los triglicéridos. Entonces, un método común es la Trobatatina junto al PPG de 20 gramos, esta último considerado todo un éxito dentro del programa nacional de medicamentos.
Veamos los precios en CUP:
La Meformina significará 3 frascos de a 30 tabletas: 3.60 CUP por cada frasco, lo que equivale a 10.80 CUP. Un frasco de Insulina será suficiente al módico valor de 1.25 CUP, pero la tragedia son las jeringuillas desechables; están en falta desde hace varios meses, por tanto hay que comprarlas en el mercado negro a un mínimo de 3 CUP cada una. Considerando el gasto medio de 15, tendremos 45 pesos.
La complicación del colesterol y los triglicéridos representa un tratamiento de PPG a 10 pesos cada tira de a diez, equivalente a 30.00 CUP, agregando un frasco de Trobatatina, que vale 27.50 CUP, con 30 tabletas.
Le toca el turno al indispensable producto lácteo. El Estado garantiza una bolsa al mes de 1 Kg, al precio módico de 2.00 CUP, pero evidentemente el enfermo necesitará al menos otra bolsa igual, aunque totalmente diferente, porque estará a su alcance en las tiendas recaudadoras de divisas a 6.60 CUC, es decir, 165.00 CUP.
No olvidar que los diabéticos precisan de 6 comidas distribuidas durante el día; algo cuyo precio excede un cálculo sencillo, tratándose del mercado agroalimentario cubano.
Bastaría sumar medicinas, cuya cifra está en 115.55 CUP, más leche, igual a 167.00 CUP, llegando a los 282.55 CUP. El ejemplo que se presenta es típico, nada fuera de lo común, tratándose de la referida enfermedad. Por tanto, la jubilación mensual se queda en la farmacia y la tienda donde comprar la leche en polvo.
La vida misma se acaba antes de comenzar cada mañana. Pueden señalarse otros medicamentos igualmente costosos, de acuerdo a los niveles salariales del país: una tira de a diez cápsulas de Aciclovir cuesta 24.00 CUP, pero si se padece un Herpes Zoster, lo mínimo es adicionar el complejo vitamínico B1-6-12 inyectable, generalmente en falta, que deberá adquirirse en el mercado negro, o en el no menos oscuro de las farmacias, en moneda libremente convertible.
La impotencia médica cubana se parece un tanto a su similar en la esfera educacional: escuela y hospital “gratis”, pero los zapatos y la ropa del niño o las medicinas del anciano, arrégleselas como pueda, como bien dice el refrán: La política no cabe en la azucarera.

VIDEOS