lunes, 9 de marzo de 2015

Cuba: pobreza y tuberculosis

Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.
LA HABANA.- Las condiciones de pobreza pueden tener un fuerte vínculo con la aparición de la Tuberculosis, de la cual se llegó a decir en un tiempo, que en Cuba ya estaba erradicada.
Hace unos días, vimos la noticia de la ocurrencia de tuberculosis en una escuela primaria en La Habana Vieja, donde alumnos y trabajadores están siendo afectados por esta enfermedad. Tenemos conocimiento de otros casos muy cercanos a nosotros, que han adquirido dicha patología y se encuentran con tratamiento médico.
Esta dolencia ha ido aumentando en el mundo en los últimos tiempos, por el incremento de casos con VIH y por deficiencia en los controles que se realizan. Cuba no ha escapado de esta situación.
Dentro de las causas que aumentan el riesgo de tuberculosis se encuentran: el hábito de fumar, enfermedades como la Diabetes Mellitus, los linfomas de Hodgkin, estadios terminales de la enfermedad renal, la enfermedad pulmonar crónica y el alcoholismo, todas ellas presentes en la Isla.
La pobreza que sufre la población cubana, a la cual no le permiten una alimentación adecuada, provocando esto una malnutrición que influye negativamente en el funcionamiento del sistema inmunológico, es otro factor de riesgo para el surgimiento de la tuberculosis activa.
El hacinamiento, no solo en las escuelas, centros laborales, transporte y hasta en las viviendas, donde muchas personas se ven obligadas a convivir, también facilita la diseminación de esta enfermedad.
En mi opinión, la pobreza es una de las condiciones objetivas para el desarrollo de esta dolencia, debido a la situación económica que vive la familia cubana, de la cual sus miembros, mediante el trabajo, no pueden garantizar una vida digna.

VIDEOS