viernes, 20 de marzo de 2015

Cuba: Educación y civilidad + (10 Fotos)

Por Luis Sánchez/ Hablemos Press. 

LA HABANA.- La indisciplina social es notable en cualquiera de las calles de la capital cubana. Se evidencia en las aceras rotas, transitadas por autos, bicitaxis y ocupadas por vecinos ociosos. También hay rejas obstaculizando el paso; en ocasiones, los quehaceres domésticos se hacen encima de ellas.

Otras manifestaciones de indisciplina son el irrespeto a las leyes del tránsito y los vertederos de basura por doquier.

En esto no influye el status social. Sucede a diario y todos somos responsables en alguna medida. Cumplir y hacer cumplir lo legislado haría nuestras vidas más seguras, pero tal pareciera que las leyes están en peligro de extinción.

Caminar por las calles de la capital es un peligro para las personas comunes, más aún para los discapacitados.

Se fuma en los espacios cerrados y también en los lugares públicos. Los jóvenes juegan en medio de la vía, e irrespetan a las personas que regresan del trabajo. Casi es imposible sentarse a descansar en un parque. 

¿Qué ha pasado con los hábitos, las buenas costumbres, el respeto, la solidaridad? Hoy hay que tener cuidado para que no lo empujen, da igual que sea hombre o mujer apurada.

Las personas que se colocan en la entrada de las tiendas para revender, se molestan si uno no los atiende. Su asunto es vender la mercancía, casi siempre mal habida.

Hay vendedores de vianda o de dulces con sus carretillas de antiguos supermercados, estacionados en las aceras y las esquinas, desde donde pueden vigilar a los inspectores o a la propia policía; la cual se “moja” también con las ganancias.

¿Acaso la civilización está a punto de desaparecer? Desde épocas remotas el hombre creó un sistema de leyes que tenían como propósito que todos asumieran una conducta social, de respeto al otro. Se hablaba de moral. 

La chabacanería y la grosería están de moda. Quien grite más, será más fuerte, más popular. Por suerte, para las pocas personas que aún conservan la ética y la decencia, conductas como estas son obscenas.









VIDEOS