jueves, 26 de marzo de 2015

A propósito del artículo “Ni garrotes, ni zanahorias”

Por José Miguel Ramírez Pérez*

LAS TUNAS.- El miércoles 4 de marzo, el oficialista diario Granma publicó un comentario del periodista Pedro de la Hoz, sobre la opinión del señor Miguel Barnet –uno de los artífices de la cultura impuesta por el régimen- acerca de la posibilidad de una convivencia civilizada entre Cuba y los Estados Unidos.

Ante todo, estos voceros de la ideología dominante, que ya nadie, o casi nadie atiende, deben acabar de admitir que Cuba no es automática y tajantemente “el pueblo de Cuba”.

En una dictadura como la que hemos estado sufriendo durante más de cinco décadas, sin libertad de expresión o asociación, donde dos hombres y un grupo selecto de cercanos colaboradores se han atribuido la potestad de decidir quién es patriota y quien no, qué es lo bueno y qué es lo malo como si fueran dioses, a quién se debe amar y a quién aborrecer, incluso lo que se debe comer y lo que se debe pensar, a nosotros, el pueblo, nos toca levantarnos para que se nos escuche.

El mundo debe saber, y los congresistas de los Estados Unidos que están claros al respecto, que aunque existan relaciones entre ambos gobiernos, no va a existir libertad, no nos van a respetar, nos van a reprimir y hasta matar si fuese necesario. Más de una vez han demostrado que tienen métodos hasta para acabar con sus oponentes y salir limpios.

Dice Barnet: “Como único concibo la normalización es justamente con el salto cualitativo del intercambio al diálogo racional, objetivo y civilizado”, en el colmo de la ironía, al pedirle a otros lo que este gobierno no está dispuesto a hacer con los opositores, con el pueblo. 

Aquí se ve, brillante como el sol, la defensa a la clase gobernante de la cual es parte la burguesía castrista civil-militar, y que este señor (Barnet) solo pasó de ser un burgués antes del 1959, a otro burgués más sofisticado después de esa fecha.

En fin, lo descalifico y a todos los que como tú cometen el crimen de robarnos la verdadera cultura, la que tenemos desde los indios, para imponernos una ajena y enajenante, clonada e híbrida de Rojo y Verde olivo.
  
* Presidente del Movimiento Pastores por la Verdad.

VIDEOS