viernes, 20 de febrero de 2015

Proliferación de barrios marginales en Manzanillo, la cuna de la revolución cubana

Casas construidas con pedazos de latas y tierra cocoa en Manzanillo. Fotografía del autor.

Por Juan Manuel Infante Matos/ Hablemos Press.

MANZANILLO-GRANMA.- Manzanillo, municipio costero, segundo en importancia de la provincia de Granma, se encuentra sumido en la decadencia propia de un sistema que no vela por las necesidades básicas de sus ciudadanos, pues en los últimos 15 años han proliferado más de una docena de barrios marginales, donde personas de pocos recursos hacen sus casitas con los pésimos materiales que pueden encontrar.

Buscando un lugar donde vivir, levantan 4 paredes con tierra y piedra, y a veces hasta con cartón u otros elementos, viviendas que no presentan las más mínimas condiciones de habitabilidad.

Al consultar a residentes en estos barrios, es unánime el descontento pues, al decir de algunos, “no hay trabajo para tener un lugar donde estar, y cuando se consigue algo que hacer, los pagos (unos 15 dólares mensuales) solo alcanzan para comer malamente”.

Uno de los barrios en peor estado en la zona costera se encuentra cerca del Consejo Popular de La Pesquera. Llamado “Mierda Seca” por sus alrededor de 200 habitantes, en él viven mujeres, ancianos y niños que ni siquiera cuentan con un sistema de agua potable  y cuya salud corre peligro.

Estos barrios son una pequeña muestra de lo que vive nuestro pueblo, que no tiene la más mínima esperanza de soñar con una vida mejor. 
Los entrevistados expresan: “No queremos que nos regalen nada, solo tener empleos con salarios dignos, para poder tener lo nuestro”.

VIDEOS