miércoles, 4 de febrero de 2015

Arquitectura cubana: las ruinas de un legado + (15 Fotos)


Por Luis Sánchez/ Hablemos Press.

LA HABANA, 4 de febrero.- La primera fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana data del año 1519. En sus inicios, estuvo reducida a un caserío alrededor de la Plaza de Armas, bien cercano a la bahía.

El auge económico de la Villa, condicionado principalmente por su estratégica localización geográfica, propició su expansión territorial. Una muralla se hizo necesaria en aras de salvaguardar la seguridad de los pobladores de la villa, pero el desbordamiento poblacional hizo que la muralla llegara a ser inoperante, que la ciudad se extendiera hacía otras zonas adquiriendo otro orden; calles alineadas, manzanas, paseos y avenidas.

Llegó la urbanización. Grandes y fastuosas mansiones fueron construidas. El esplendor de la arquitectura de aquella época, condicionada por un alto desarrollo económico, llega hasta nosotros en forma de ruinas.
 
Tal legado arquitectónico, luego del triunfo revolucionario de 1959, pereció, víctima de la ignorancia cultural y el abandono. Rehacer la ciudad, luego de tantos años, es una ardua tarea acometida en parte por algunos contratistas.

Por otro lado, los esfuerzos de la Oficina del Conservador de la Ciudad se reducen al Centro Histórico. La Habana, aun bajo una gruesa capa de polvo y hollín, y a pesar de sus derrumbes y miserias, exhibe parte de su antiguo encanto.


Restos del arte morisco, mudéjar, art nouveau, art decó, ecléctico y monumental moderno, integran y representan el crisol cultural de la nación cubana. Riqueza que hoy se encuentra en vías de desaparición. Tal vez regresar a las cavernas, más temprano que tarde, sea la única opción.















VIDEOS