martes, 20 de enero de 2015

Precarias condiciones en establecimientos gastronómicos estatales cubanos

Unidades gastronómicas en pésimas condiciones higiénicas. Foto: Hablemos Press.

Por Mario Hechavarria Driggs/ Hablemos Press.

LA HABANA, 19 de enero.- Luego de visitar más de veinte unidades gastronómicas de la red estatal perteneciente a los Municipios Habana Vieja y Centro Habana, inspectores de la Dirección Provincial de este ramo, quienes prefirieron ocultar su identidad por temor a represalias, calificaron de crítica la situación de los establecimientos visitados, en los que prevalece el “NO HAY” cuando la población acude en busca de alimentos.

En general, las ventas diarias a bajos precios ―entre uno y cinco pesos moneda nacional― se componen de panes (80 gramos) con hamberguillos, tortillas de huevos, jamón viking (de segunda calidad), mortadela, pastas con sabor a embutidos y frituras de varios tipos cuya base es siempre la harina de trigo.

La inspección realizada, evidenció la carencia en las ofertas antes mencionadas, en al menos diez unidades, especialmente en aquellas ubicadas fuera de las avenidas principales de la ciudad. Entre tanto, en algunas cafeterías consideradas como “priorizadas”, la oferta oscilaba entre tres y cinco platos.

Un dependiente del café-restaurante “Soroa”, en la Calle Belascoaín, declaró que “es muy poco el abastecimiento, se acaba temprano y hay días sin nada que ofrecer al comenzar la mañana”.

Otro trabajador, encargado de un almacén en La Caridad de Matadero, comentó: “Los abastecimientos se van hacia las nuevas cooperativas y lugares rentados, que pagan por un suministro rápido y se llevan lo poco que hay”.

La inspección confirmó que las ofertas se agotan y al caer la tarde es imposible encontrar alguna de estas opciones a bajo costo, de acuerdo al poder adquisitivo de los cubanos, especialmente los mayoritarios trabajadores estatales y las personas jubiladas.

La contrapartida es el comercio por cuenta propia, que se mantiene con sus tradicionales ofertas, de mejor calidad y variedad respecto a lo antes planteado, pero con precios generalmente dos veces más altos, es decir, desde los cinco pesos en adelante.


Para la mayoría de los habaneros, la gastronomía estatal es un refugio, si se trata de la alternativa diaria para alcanzar un tentempié durante el día de trabajo, considerando que la media salarial diaria no alcanza los veinte pesos, de acuerdo a las cifras publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas.






VIDEOS