sábado, 3 de enero de 2015

Médicos en Cuba: Vestir un santo para desvestir otro

Estudiantes de medicina salen del Hospital Universitario General Calixto García de La Habana. Foto: Hablemos Press.

Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 3 de Enero.- Cientos de médicos de otras provincias -fundamentalmente del oriente del país-, están siendo trasladados a La Habana para suplir el déficits de galenos aquí en la capital.

Estos jóvenes galenos serán ubicados en la atención primaria de salud. El programa se llama Misión Nacional.

Muchos de estos recién graduados, con muy poca experiencia, tienen como objetivo poder ir a una de las llamadas misiones internacionalista en cuanto terminen su “misión” en la capital, con la promesa de que estarán por dos años.
Luego tendrán la oportunidad de viajar, a brindar sus servicios en Venezuela, Guatemala, Brasil u otro país de América o África que solicite los servicios médicos de Cuba.

Este método, de traer personal para la capital y así compensar la falta en algún sector en que se encuentren deficitarios los recursos humanos, se viene empleando desde hace mucho tiempo por el gobierno en otros sectores. Contingentes de trabajadores de la construcción, y policías fundamentalmente, han sido los trasladados hacia la urbe capitalina.

En los últimos años el sector de la salud se ha sumado al evento. Deteriorándose por la falta de personal, han tenido que acudir a traerlos de otras provincias. Comenzaron con las enfermeras y técnicos, quienes con los mismos métodos y promesas fueron enviados aquí para cubrir el déficit en los hospitales. En esta ocasión, son los médicos.

Antes de los años 90, este flujo de personal médico era a la inversa. Los médicos de la capital eran enviados a las provincias, donde permanecían por espacio de dos años, para cumplimentar el servicio social; pero actualmente, con las demandas de profesionales de la salud que tiene el Estado -para su envió a otros países-, la capital se ha visto afectada.

Cuentan algunos colegas de otras provincias que no solo en La Habana hay déficits de personal, sino también en sus territorios, donde muchos médicos han salido de misiones o han abandonado el país por otra vía, con motivo de obtener un contrato de trabajo.

Muchos notan que con un sueldo de los devengados en Cuba (20 dólares mensuales), no se puede vivir dignamente; por eso, buscan otros horizontes, mientras que el gobierno no da esperanzas de pagar salarios que satisfagan sus necesidades, prácticamente obligándolos a cumplir una misión o irse del país para trabajar en lo que encuentren.


Es así, como nos estamos quedando sin médicos en el país, donde muchos huyen de la situación en que viven y el gobierno trata de obtener más ganancias del comercio con el personal de la salud, y así tratar de aliviar el problema de la capital. Como decimos los cubanos, “desvestir un santo para vestir otro”.

VIDEOS