miércoles, 7 de enero de 2015

Lo que nos trae el nuevo año a los cubanos

Cubanos toman un camión de pasajes en la capital. Foto: Hablemos Press.

Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 7 de Enero.- En todos los países del mundo, la llegada del nuevo año supone un balance de los logros y fracasos acumulados durante el lapso precedente. Planes concretos, basados en sus respectivas realidades, salen a la luz pública. En Cuba, el futuro es incierto. Los ciudadanos, cada vez más desesperanzados y a pesar de la represión imperante, plantean sus opiniones al respecto.

Algunos de los jóvenes universitarios encuestados, declararon que con el restablecimiento de las relaciones Cuba-EE.UU “se abrirá un horizonte para la economía del país”, mientras otros opinaron que “la economía seguirá siendo igual de ineficiente” y que “se acabará el pretexto para justificar la miseria en que vivimos”.

Un ingeniero mecánico de 48 años de edad, nos dice que “aunque se normalicen las relaciones, muchos de mis congéneres han perdido las esperanzas de tener un bienestar sostenible, donde no solo haya que referirse a los supuestos logros alcanzados en salud y educación, sino también en cuanto a democracia, disciplina social y otros derechos ciudadanos que, desde que tengo uso de razón, no he visto”.

Otros, que rayan más de siete décadas en el almanaque, critican “las concesiones del presidente Obama al gobierno de Cuba, sin tener en cuenta que diferentes generaciones han sido afectadas a lo largo de 56 años por la dictadura de los Castro”. Y afirman que “ahora le están dando la razón al régimen, como si los EE.UU hubieran estado equivocados”. En fin, que se rehúsan o desconfían de unas relaciones que son antagónicas por naturaleza.

Asimismo, los hay que la creen una buena medida para introducirse en la Isla y demostrar lo que hemos perdido en tantos años.

Declaraciones como estas reflejan el estado dividido entre los que respaldan o niegan los más recientes sucesos entre ambos gobiernos. La situación tal vez sea un poco más compleja.


Para el año que recién comienza, prima la incertidumbre. Todo queda aparentemente sujeto a las relaciones entre Cuba y los EE.UU y no en dependencia de lo que podamos hacer como pueblo. 

VIDEOS