martes, 20 de enero de 2015

Cuba: Denuncian abusos contra prisioneros en la cárcel Melena

Militar en una de las garitas de vigilancia de la prisión Melena II, al fondo se observan a prisioneros fabrican bloques. Foto: Hablemos Press.

Por Arian Guerra Pérez/ Hablemos Press.

LA HABANA, 19 de enero.- Varios internos en la prisión Melena II, del municipio mayabequense Melena del Sur, informaron la semana pasada sobre una serie de abusos que se continúan perpetrando en ese centro penitenciario. 

Entre las arbitrariedades que cometen los oficiales y celadores destacan las torturas físicas y sicológicas, golpizas, malversación de los alimentos y explotación laboral.

Rolando Joaquín Guerra Pérez, recluido en esta prisión, señala que en horas de la mañana del pasado sábado, mientras se realizaba la visita familiar, tres reclusos fueron sorprendidos al intentar fugarse de la instalación. Los disparos que les hicieron los guardias conmocionaron a todos los que se encontraban en el lugar.

“Tiraban al cuerpo; no al aire como señal de advertencia. Al atraparlos, les golpearon y encerraron en celdas de castigo”, asegura Guerra Pérez, quien espera juicio por Salida Ilegal del País.

Las autoridades de Melena II mantienen un estricto control en las comunicaciones telefónicas y postales, y castigan duramente las críticas al sistema carcelario, señala Guerra Pérez. 

“Todas las semanas se vive una pesadilla cuando intentamos comunicarnos por teléfono con nuestra familia. Solo nos dan tres minutos para llamar. Los guardias están muy cerca del teléfono para cuando digas algo que pueda ser comprometedor, obligarte a colgar”, explica.

Según Ernesto Hernández González, también cautivo en la mencionada prisión, las pésimas condiciones abarcan también aspectos de vital importancia como la alimentación, la higiene y la atención médica, y agregó a la lista los míseros pagos por las jornadas laborales en la agricultura.

“Los presos tienen que sacarse las muelas con alambre porque las autoridades se demoran meses para llevarte al estomatólogo. Otros recurren a la autoagresión para que los atiendan con prontitud”, precisó.

Entre los familiares de los reclusos, los métodos utilizados por las autoridades de este Centro son tomados como extremos, según declaraciones de varios consultados. No obstante, no son capaces de denunciarlos a nivel provincial o nacional, por temor a mayores represalias.

La mayoría de los recluidos en Melena II tienen entre 25 y 37 años de edad, y cumplen condenas por robo de alimentos o sacrificio de ganado vacuno.

Lo visto en esta prisión, contradice las palabras de funcionarios de la Dirección General de Establecimientos Penitenciarios, cuando en abril de 2013, al abrir algunas cárceles de referencia, declarara a la prensa nacional y extranjera: “garantizamos todos los derechos a los reclusos” y “buscamos reeducar, para internar a menos cantidad de personas”.

Sin embargo, nuestra redacción recibe a diario aproximadamente 50 llamadas telefónicas; de ellas, más de la mitad corresponden a prisioneros encarcelados en diferentes prisiones del país, y hacen mención a los tratos inhumanos de los que son víctimas.
 

Prisioneros trabajan en la construcción de bloques. Foto: Hablemos Press.

Las autoridades del régimen militar afirman que la población penal en Cuba era de 57 000 en el 2013, y que tendió a disminuir, mientras que organizaciones independientes como la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, estiman que la población penal oscila entre 65 000 y 70 000 prisioneros.

VIDEOS