domingo, 21 de diciembre de 2014

Un peso más sobre la conciencia de los médicos cubanos

Jordán David cuando tenía menos de 5 años. Fotografía donada por la familia.

Por Osmel Almaguer/ Hablemos Press.

LA HABANA, 21 de Diciembre.- A más de un año del fallecimiento por “negligencia médica” del menor Jordán David Figueroa Loren, su familia aún lo llora y clama por una justicia que, o bien se demora, o bien amenaza con nunca llegar. A estas alturas, los responsables del deceso de Jordan David continúan incólumes.     

El 7 de noviembre de 2013, y por la negligencia del personal médico del Hospital Clínico Quirúrgico “Luis Díaz Soto” (Naval), falleció el menor de 11 años de edad Jordán David, como consecuencia de una trombosis en una de las venas del tobillo izquierdo.

Cuenta Martiliano Duprey Sénu, vecino y testigo de los hechos, que el día del accidente (1ro de noviembre), el menor fue trasladado al citado hospital, donde con solo un examen de rayos x y, luego de diagnosticar que no había afectación alguna, el ortopédico de turno le aplicó un yeso debido al dolor evidente, y le recetó un tratamiento para el hogar a base de Dipironas.

Certificado que emitió el Departamento de Anatomía que refleja que no había corriente en la mesa de autopsias.

Lorenzo Neyra Abreu, padre de crianza de la víctima, manifiesta haber asistido durante cinco días consecutivos al hospital, angustiado por el sufrimiento de su hijo, y en todas las ocasiones haber recibido diagnósticos disímiles y erróneos, así como la negativa de ingreso y exámenes adecuados.

Según el sitio Misceláneas de Cuba, que publicó la noticia el 18 de noviembre del pasado año, solo cuando el deterioro de la salud de Jordan se hizo evidente, con debilitamiento muscular, dolor intenso en los huesos y pérdida del apetito, llegó el ingreso esperado, pero ya era demasiado tarde. La detección de la dolencia, la remisión del paciente al hospital William Soler y la posterior cirugía, de nada sirvieron.

El 7 de noviembre de 2013 a las once de la noche, falleció el pequeño en el Hospital William Soler. La autopsia, cuyo certificado facilitaron los familiares a En Caliente Prensa Libre, arroja una sepsis generalizada del germen Gram positivo (cocos), que se extendió por todo su cuerpo ocasionando hemorragias e infección en la mayoría de los órganos. Nueve fueron las derivaciones de los errores al diagnosticar y cualquiera de ellos hubiera podido ser suficiente para ocasionarle la muerte.

El caso de Jordan, desafortunadamente, no es un hecho aislado, sino parte de una serie de equívocos y pifias del Sistema de Salud cubano, que si bien tiene sus virtudes, al parecer no es riguroso con el control al personal que trabaja en sus centros de salud, al tiempo que los mantiene desmotivados por la falta de condiciones de trabajo y los bajos salarios.


Distintos sitios de la prensa opositora en el país, recogen la muerte por causas de similar negligencia médica en los ciudadanos Pedro Enríquez Milián Acevedo (Cienfuegos), Yaxenia Cruz Montero (La Habana) y Felipa Hernández Tabío (Camagüey), entre otros.

VIDEOS