martes, 9 de diciembre de 2014

Médicos cubanos: Desertan de la tiranía y la miseria


Por Juan Cordero/ Hablemos Press.

GRANMA, 9 de Diciembre.- Cada semana son más los profesionales y técnicos de la salud que desertan de las mal llamadas "misiones". Lo hacen buscando una salida de un país que lleva más de 5 décadas bajo la bota de los Castro.

En Cuba, la pirámide de ingresos está totalmente invertida: los profesionales, que se supone deben vivir mejor, son los que más abajo están en la escala social.

Los comunistas conocen perfectamente esta realidad de los trabajadores cubanos, especialmente los de la salud pública, que se sacrifican día a día por salvar miles de vidas. Por eso recientemente subieron un poco los salarios, que todavía son miserables. Ahora el médico especialista gana hasta 1 600 pesos nacionales, pero esto representa solo un poco más de 60 dólares, y este aumento solo fue motivado por las sustanciales ganancias que obtiene el Estado por el envío de esos profesionales a otros países, pues esas "ayudas" no son gratis.

El cubano sobrevive en la extrema pobreza y no puede ni soñar con salir del país. Solo unos pocos elegidos -que se hacen pasar por amigos del régimen- tienen la posibilidad de que los manden a trabajar a otras latitudes y, al conocer el contraste tan enorme entre la vida en Cuba y en los demás países, ni el más ciego seguidor de la dictadura castrense aguanta, y salen a probar suerte en un tercer país que les permita trabajar.

Aunque las deserciones se conocen de una u otra manera, los medios informativos del régimen mantienen un silencio irrespetuoso hacia el pueblo, pues no les conviene que la gente sepa la verdad, no les conviene que la mayoría conozca que fuera de la burbuja de hierro se vive mejor, para mantener al cubano sometido el mayor tiempo posible.

Pero ese muro está cayendo a pedazos, cada día son más los cubanos y cubanas dispuestos a oír la verdad, que no tienen miedo a la represión, que quieren un cambio, que no están dispuestos a dejar su patria por causa de la miseria, que quieren una vida digna en su país, cubanos que quieren un presidente que se preocupe por ellos verdaderamente, un presidente electo por la mayoría.


Soñamos con la democracia y los derechos humanos. Esperamos que más temprano que tarde podamos disfrutar de un país libre y soberano.

VIDEOS