lunes, 15 de diciembre de 2014

La maravillosa Habana y San Lázaro milagroso

Juan Carlos arrastra una piedra y una imagen de San Lázaro. Fotografía del autor.

Por Mario Hechavarria Driggs/ Hablemos Press.

LA HABANA, 15 de Diciembre.- La Habana fue finalmente seleccionada, por la fundación suiza New7Wonders, una de las siete ciudades “maravilla”, de acuerdo a una evidente operación de marketing turístico, organizada en la variante de encuesta web.

Mientras Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, daba a conocer las 7 nuevas maravillas, todas correspondientes al Tercer Mundo, un ciudadano se arrastraba por las sucias calles de la capital cubana con una imagen del milagroso San Lázaro, halando con su maltrecha figura, una pesada piedra.

Este hombre, llamado Juan Carlos Marín, espera el milagro de una vivienda; su pequeño apartamento desapareció dentro de un derrumbe, meses atrás. Era parte de uno de los cientos de edificios venidos abajo durante los últimos años, en una ciudad  que pronto cumplirá cinco siglos.

Otros pagadores de promesas piden por la salud de algún familiar, por un puesto de trabajo donde se puedan ganar pesos convertibles, equivalentes a dólares americanos, y los hay que quieren la solución completa de sus problemas; cruzar los mares que rodean a la Isla, alejándose de unas maravillas solamente reservadas a los turistas y dirigentes comunistas.

Estos peregrinos terminarán su esforzado andar en el Santuario Nacional de San Lázaro, ubicado en El Rincón, un pequeño pueblo que se ubica a 17 kilómetros de La Habana.

Casualidad y símbolo a la vez, cada diecisiete de diciembre los cubanos celebran el onomástico del hombre a quien Jesús  sacó de entre los muertos. Los resignados mendicantes se visten de harapos, representando a la criolla, al Lázaro mendigo del Evangelio de Lucas. Siempre llevarán un recipiente donde otros tan creyentes como ellos depositarán unas monedas.

En Cuba, los dos Lázaros bíblicos suelen confundirse, mezclados en un peculiar sincretismo religioso que se remonta hasta el África de los Yorubas, donde nació Babalú Ayé, milagroso y vengativo Orisha, cuya veneración emula con Santa Bárbara (Changó), o la Patrona del país, Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, Oshún para los santeros.

En las iglesias, al caer la tarde, los curas retiran de los altares numerosas figuras, casi siempre de madera, depositadas antes por los creyentes.


El cristianismo se opone formalmente a la adoración de imágenes, pero los cubanos no pueden sustraerse a la invocación de un milagro, depositando -junto al santo preferido- una casita, un avioncito y hasta el botecito simulando otro mayor, donde, arriesgando sus vidas, intentarán alcanzar las costas de la Florida, dejando atrás la ciudad a los que algunos ingenuos han catalogado de ciudad maravilla. 

VIDEOS