martes, 18 de noviembre de 2014

Televisión cubana habla de derechos humanos, y se reprime a ciudadanos


Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 18 de Noviembre.- Recientemente, en la televisión cubana (en el Noticiero Nacional y en la Revista Buenos Días) se habló de los derechos de los ciudadanos y de la Constitución de la República.

Aunque se reconoció que esta última no se había divulgado como se debería, se hizo énfasis en que los ciudadanos deberían conocerla.

Nunca antes se había abordado el tema en estos espacios televisivos de gran audiencia. Hablar de derechos en Cuba es prácticamente un tabú desde poco después de 1959, cuando los ciudadanos fueron privados de sus derechos fundamentales.

Poniendo a debate el derecho de los consumidores, Lázaro Manuel Alonso, periodista habitual del programa “Con Sentido Propio”, introdujo un tema muy censurado para los cubanos que vivimos en la isla.

Un anciano de 78 años y otro hombre de alrededor de 45 dijo al ser consultado al respecto del programa televisivo.

“Quede asombrado de que se mencionara el tema por televisión, y me parece muy extraño”, dijo el anciano.

El joven nos confesó que “cuando el periodista dijo que la salud gratuita no era un favor, sino un derecho, eso lo impactó”.
Según él, para la mayoría de la población esa es una de las bondades exclusivas de la revolución cubana y no un derecho de todos los seres humanos al nacer.

En el programa se les preguntaba a varias personas si conocían sus derechos. La mayoría reconoció el derecho a la educación y la salud gratuitas, que solo se mencionan en el artículo 25 y 26 de la Declaración Universal de Los Derechos Humanos, muestra de que los demás derechos apenas se conocen ni difunden entre la población.

En varias etapas durante los más de 50 años de régimen, quien solo mencionara la frase “derechos humanos”, era repudiado por muchos. Las doctrinas aplicadas por el Estado así lo concebían. 

En la actualidad los activistas y defensores de los derechos humanos son tildados de contrarrevolucionarios y asalariados del gobierno de los Estados Unidos, y a pesar de que hace algunos años se introdujo el conocimiento de los derechos ciudadanos en la enseñanza primaria y media, estos son limitados.

Solo se hace referencia a la educación y la salud -que deben ser gratuitas-, las cuales aquí realmente no lo son como suele decirse, pues solo con los salarios tan bajos de los trabajadores se justifica el pago de estos servicios, por encima del costo en cualquier otro país.

La televisión cubana debería educar sobre los derechos que tenemos no solo como consumidores, sino también como ciudadanos, en un país de los primeros en tener una Constitución de las más avanzadas en Latinoamérica para su época, como fue la de 1940, y difundir, tal  como está escrita en sus 30 artículos, la Declaración Universal. 

VIDEOS