domingo, 23 de noviembre de 2014

Félix Betancourt, gloria del deporte cubano, murió abandonado (7 Fotos)

Betancourt, ganador de la medalla de oro en la división de los 63.5 kg en Jamaica 1962.  

Por Carlos Ríos Otero/ Hablemos Press.

LA HABANA, 23 de Noviembre.- Félix Betancourt, Betanca o Panterita, como también le llamaban sus amigos más cercanos, murió en la miseria absoluta el 21 de julio de 2014, olvidado por la Comisión de Atención a Talentos del Deporte, creada para los que dan al país numerosas medallas alabando al deporte revolucionario.

Betancourt murió a los 69 años de una bronconeumonía aguda en el hospital habanero clínico de Diez de Octubre, otrora La Dependiente.

El ex boxeador era conocido en la lid de los puños como “La Panterita de Oriente”.

Su viuda heredó una habitación de 21 metros cuadrados que cuando llueve se moja, con una pared que divide la sala y el dormitorio y un alero de tejas de fibrocemento agregado a la cocina y baño.

En abril de 2010 Betancourt había dirigido una misiva a José Ramón Fernández, el entonces vicepresidente para la esfera del Deporte, Educación y Cultura y presidente del COI cubano, en reclamo de cientos de dólares que le pertenecían según resolución del Instituto Nacional del Deporte y Recreación (INDER) para las glorias del deporte cubano.

Exigió la devolución de la Copa Benito Juárez que ganó (invicto) en México en 1969, trofeo de oro de 22 quilates. Sobre el hecho refirió: “El entrenador Alcides Sagarra y el funcionario del INDER, Waldo Santiago, me dijeron: ‘Dice tu papá Fidel (Castro) que la copa va para el museo’, y yo dije: ‘Está bien’. Pero no la pusieron en el museo. Hace años que la reclamo y nadie sabe a dónde fue a parar la copa”.

Félix Betancourt efectuó 120 peleas, de las que ganó 104, 90 de ellas por K.O. Aún conserva el record mundial de victorias por K.O. en el primer asalto (51). Perdió 12 y tuvo 4 empates. Obtuvo 4º lugar en las Olimpiadas de Tokio, oro en 1965 en el Pre-olímpico de México, y en 1969 la mencionada Copa de Oro del Torneo Benito Juárez.

En 1962 ganó medalla de oro en los Centroamericanos y del Caribe de Jamaica. Para poder asistir al certamen, hubo de reportar que había cumplido 17 años, edad mínima requerida para esos eventos, cuando en realidad era quinceañero.

En 1963 logró el 3º lugar en los Juegos Panamericanos. El dictador Fidel Castro, que fue a despedir a la delegación, al indagar por El Niño, como le llamaba, se enteró de que no se había presentado en la sede porque declinó ir al certamen: el padre estaba acusado de sabotear el central azucarero Miranda (hoy Mella). Castro, en alarde de magnanimidad, ordenó liberarlo.

Castro admiraba al adolescente, pues en 1969, en el torneo Benito Juárez, declinó saltar al boxeo profesional, declarándole a los cazatalentos que saltar al profesionalismo era traicionar a Fidel.

En 2007 Betancourt coordinó conmigo y con el cronista Claudio Roberto, del periódico Estado de Sao Paulo, una entrevista en La Habana al también boxeador Guillermo Rigondeaux, que había pedido refugio durante los panamericanos de Brasil, y fue entregado a la Policía política castrista por las autoridades del gobierno de Lula, y repatriado a Cuba (A raíz de dicha entrevista el periodista brasileño fue interrogado por la Policía política (Seguridad del Estado), su habitación del hotel examinada en su ausencia, y su yate en la dársena de Varadero -propiedad de una pareja de diplomáticos- fue invadido por un operativo policíaco).

Félix Betancourt fue entrevistado por este reportero en los años 2005, 2007, 2009 y 2013. En una ocasión expresó: “Fui manipulado por Fidel Castro, el ‘Gallego’ Fernández y toda la pandilla del INDER; se aprovecharon de que yo era un adolescente. A los jóvenes talentos del deporte les mando un mensaje: que no se dejen manipular por la plaga castrista”.

El periodista independiente Roberto de Jesús Guerra Pérez, fundador y director de este medio, recuerda a Panterita como un hombre digno y valiente.

“Muchas veces cuando visitó nuestra sede era sincero, pedía un trozo de pan y un vaso de agua con azúcar, en ocasiones decía que hacía dos o tres días que no tenía que comer. Lo cual me indica que murió por hambre y en la miseria”, dijo Guerra.


Sentado en el piso de su casa Betancourt muestra algunas medallas ganadas.

En cuclillas Betancourt frente a Fidel Castro, Ernesto (Che) Guevara y varios dirigentes de la “revolución”.

Libro en el que aparecen glorias del deporte cubano como Félix Betancourt.

Betancourt muestra la cama donde duerme, foto tomada por este autor.

Carta firmada por Félix Betancourt que envió a José Ramón Fernández.

De izquierda a derecha Ignacio Estrada, Félix Betancourt y Roberto de Jesús en la antigua casa sede de Hablemos Press.


VIDEOS