martes, 28 de octubre de 2014

Suspenden servicios de coronarografía en hospitales cubanos

Por Jaime Leygonier/ Hablemos Press.

La Habana, 28 de Octubre.- Pacientes con problemas cardíacos y urgidos de cirugía permanecen en espera para operación por el colapso de los servicios de coronarografía, que los hospitales suspendieron hace más de un mes.

Los cardiólogos alegan como causa la rotura de equipos, según informa personal médico en la capital.

Ese examen es indispensable antes de operarlos para conocer de posibles estrechamientos o problemas en las arterias cercanas al corazón y válvulas de éste.

La lista de espera para el examen aumenta y acumula pacientes urgidos de intervenciones quirúrgicas que los cirujanos se ven impedidos de hacerles por faltarles la coronarografía.

Reportan la suspensión de esas pruebas en el Hospital Cardiovascular   y el Hospital Hermanos Amejeiras, ambos de La Habana, y en el Hospital de Pinar del Río ―capital de provincia― de donde pacientes  se trasladaron a La Habana para enterarse con angustia que su viaje fue en vano.

Pero para los pacientes extranjeros no existe dificultad alguna, según norma del apartheid que impera en servicios de salud y turísticos vedados para los nacionales.

Vulgarmente llamada "la prueba del catéter", la coronarografía es un examen invasivo que requiere hospitalización y consiste en la punción de una arteria por la cual introducen hasta el corazón un catéter con fluoroscopia conectado a un monitor y cámara digital.

Según un médico es fenómeno general: "Es un examen complejo que exige quirófano -que hay pocos; a lo mejor está roto, o no, sino que se les acabó el material radiológico; siempre hay complicaciones y roturas de equipos de todo tipo: para electroencefalogramas, electrocardiogramas, tomografía axial; equipos de laboratorio viejos, falta de reactivos, contaminación frecuente de quirófanos, escasez de placas para rayos X- que entrega la administración por cuotas míseras - muchos equipos son viejos, todos son delicados, no resisten el calor por ausencia o por roturas del aire acondicionado; la reparación demora, no hay técnicos o son haraganes, ni piezas de repuesto; conozco de un médico que reparó el mismo un equipo.

Se acumulan pacientes, vienen de los hospitales y provincias donde se suspendió el servicio que necesitan y así sobrecargan al hospital que aun brinda esa atención - por lo cual a veces les mienten que no tienen el servicio o se lo niegan porque "no le corresponde este hospital sino el de su territorio".

Las listas de espera son una locura, naturalmente, esto genera que no respeten quien se apuntó primero ni quien lo necesita pronto, porque reina el uso de influencias, recomendaciones y hasta cohecho.


Pero los pacientes del piso exclusivo para extranjeros de Hermanos Amejeiras no tienen problemas, para ellos nunca habrá rotura o carencias y si ocurrieran los llevarán a examinarse al Hospital Cimex, donde no pueden entrar ni perros ni cubanos - excepto algún dirigente alto. Para los nacionales  la asistencia médica degrada, no hay camas, ni especialistas - los mandaron al extranjero - y hasta es norma la negación de asistencia médica, particularmente a ancianos y a pacientes en fase terminal que procuran se les mueran a otro o en la casa para que no conste su defunción en la estadística del centro".

VIDEOS