miércoles, 29 de octubre de 2014

Presupuesto: Falacia de una economía estancada en una urbe del oriente cubano

Ciudadanos caminan por una calle de Santiago de Cuba. Foto: Magaly Norvis Otero.

Por Roberto Fernández/ Hablemos Press.  

SANTIAGO DE CUBA, 29 de Octubre.- El Departamento de Finanzas y Precios en el territorio evalúa el presupuesto del Estado para 2015, presentado el pasado miércoles en reunión oficial ante las autoridades políticas del territorio.

Al respecto, el gobierno de esta provincia desarrolla un plan de viviendas  de bajo costo, donde según un directivo de la Empresa  de la Construcción ECOA 54, no se está usando todo el material necesario por supuestos desvíos de los jefes de obra, actos que constituyen una pandemia actual entre funcionarios del gobierno.

Este empeño maratónico –aunque con déficit de materiales- intenta justificar la supuesta misión de la sociedad socialista de brindar una vivienda decorosa a cada familia, pero es imposible lograrla por las obras estatales por las festividades del aniversario de la ciudad el próximo año. Una ciudad sumergida en pinturas y coloretes, cuyos habitantes aún viven en pésimas condiciones. 

Además, cubrir las necesidades netas de financiación y pagos en el contexto urbanístico sigue siendo una dificultad para los que proponen el presupuesto en los territorios. Los gastos financieros para el pago de la deuda pública se elevan a 2 519 millones -4 % más que el año en curso- por el deterioro económico del sistema en la Isla.

Por otro lado, la Seguridad Social y el servicio público de empleo estatal en el territorio recibirán un 0,2 % menos respecto a 2014. El gasto en infraestructuras será un 8,8 % superior a lo programado en 2014. Sin embargo, según informó el Ministerio de Finanzas y Precios a sus homólogos en la provincia, las principales inversiones en infraestructura disminuyen.  

Hasta 2017 se prevé que la provincia vaya a un ritmo cada vez más lento. Los presupuestos incluyen 115 669 millones de pesos para las prestaciones contributivas, un 3,2 % más que lo presupuestado para 2014. Los pagos del Estado derivados del sistema de financiación autonómica decrecerán este año el 7,8 % respecto a 2013, hasta los 22 772 millones de pesos. Los recursos destinados al Poder Popular municipal se incrementarán un 2 % (hasta los 16 454 millones de pesos). La inversión pública decrece en todas las comunidades tras varios años de duros recortes, aunque el avance no es suficiente para recuperar lo perdido por el huracán Sandy desde que el Gobierno empezó a aplicar la tijera al gasto. La comunidad autónoma es la más penalizada por los recortes en estos cuatro años, con un descenso del 57,9 % que la ha relegado a uno de los últimos puestos en inversión por habitante.

El Ministerio de Defensa contará con 6 711,63 millones (el 1 % más respecto a 2014). El de Relaciones Exteriores dispondrá de 1 043 millones, excluidas las obligaciones de ejercicios anteriores, lo que supone un aumento del 4,9 % respecto a 2014 (1 419,88 millones).

Los gastos de personal del Estado aumentan un 1,6 % (16 046,46 millones de euros) debido a la recuperación parcial de la paga extra de 2012 y al incremento de la financiación del régimen de mutualidades. No obstante, se congela el sueldo a los trabajadores públicos.


Los ingresos consolidados no financieros (el Estado, la Seguridad Social, organismos autónomos, agencias estatales y organismos públicos) llegan a 279 740 millones de euros, el 5,1 % más. Tras la cesión a entes territoriales, la cifra se queda en 133 712 millones, lo que supera en un 3% el Avance de Liquidación de 2014.  Esto es solo una mirada a un presupuesto que aún está sumergido en lagunas.

VIDEOS