jueves, 30 de octubre de 2014

Médicos: Una vida mejor fuera de Cuba es posible

Dos enfermeras conversan en una calle de La Habana. Foto: Luis Sánchez.

Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 30 de Octubre.- A partir de la puesta en vigor de la nueva Ley Migratoria, la cual permite a los cubanos viajar sin el permiso de salida (carta blanca), muchos médicos han visto la oportunidad de alcanzar algunos de sus sueños, que les han sido negados durante 55 años.

Comprar una vivienda digna o un auto, una computadora o un refrigerador, han sido sueños inalcanzables para casi la mayoría de los cubanos que trabajan, en especial en el sector de la Salud.

Gran cantidad de ellos -sobre todo médicos- ha encontrado ahora propuestas de trabajo en algunos países donde hay necesidad de profesionales calificados, que sin opciones reales en su tierra tienen que abandonarla para poder realizar un proyecto de vida acorde a su nivel en la sociedad.

El envío de médicos a países como Ecuador, Brasil, Angola, Venezuela y muchos más (incluido el reciente traslado de un grupo de 165 colaboradores de Salud hacia Sierra Leona, donde el Ébola ha cobrado muchas vidas), reporta jugosas ganancias al Estado, y pocas para el trabajador. Sin embargo, fuera de los acuerdos que suele hacer el gobierno de Cuba, otros galenos han logrado contratos personales.

A esta opción acuden cada día más galenos, que reconocen cuánto han sido explotados en relación al pago por sus servicios. Con salarios que serían inalcanzables para cualquier cubano que trabaja para el Estado, los que han decidido salir se sienten mucho mejor.

Un médico contratado en Yemen explica que gana cerca de 3 000 euros, y que las condiciones de trabajo y de vida son mucho mejores que las que tenía en la isla, donde, entre otras calamidades, para trasladarse a su trabajo tenía que hacer un viaje infernal de más de una hora en autobús.      

Otro galeno, quien se encuentra en Ecuador también por un contrato personal, refiere que trabaja en una clínica donde las condiciones son excelentes y recibe más de 4 000 dólares mensuales, que serían casi 5 años de trabajo en Cuba.

No mencionaré los nombres de estos colegas por temor a represalias contra sus familiares, que permanecen en la Isla.

Así hay muchos casos de profesionales que han salido hacia países cuya economía se considera incluso inferior a la nuestra, pero donde quienes trabajan –sobre todo si son profesionales- suelen ganar salarios impensables para los cubanos.

El gobierno deberá proporcionarles a los trabajadores de este sector mejores condiciones laborales y de vida si quiere impedir que los centros hospitalarios se queden vacíos, pues ya son muchos los que saben que una vida mejor es posible fuera de aquí.


VIDEOS