sábado, 18 de octubre de 2014

Los que tratan de ocultar la verdad

Por Eduardo Herrera / Hablemos Press.

LA HABANA, 17 de octubre.- Muchos dirigentes cubanos intentan crear en la población juicios desfavorables sobre los que critican la grave situación del país o de un centro laboral en particular, pues como directores o administradores aparentemente les afectan más las críticas que al propio Estado.

Resulta que esta “clase social” no quiere perder las comodidades adquiridas a base de mentir acerca del buen funcionamiento de la entidad que han llegado a dirigir gracias a su supuesta fidelidad al sistema imperante, requisito imprescindible para ser jefe en nuestro país.

Estos señores, quienes para convertirse en dirigentes a menudo olvidan la condición humana y reniegan de sus raíces, son una de las causas de los muchos males que sufrimos los cubanos hoy en día.

Al ocultar el mal proceder en los centros o empresas que dirigen, causan un daño mucho mayor que el gobierno con los bajos salarios y las deficientes condiciones de vida que tenemos.

Como ejemplo de ello puedo citar mi propio caso. Soy médico especialista en cirugía general del Hospital Universitario Calixto García. Luego de conocer mis opiniones acerca del mal funcionamiento del sistema de salud y específicamente del hospital en que laboro, el director del centro, Dr. Carlos Martínez Blanco, se ha dirigido a algunos de mis compañeros (según me cuentan colegas que no quisieran revelar su nombre para evitar posibles represalias) y les ha dicho que “tuvieran cuidado conmigo y que me vigilaran”, sin otra explicación. Así intentaba afectar mi reputación y mis relaciones de trabajo.

Cualquiera pudiera pensar que realizaría algún acto contra el buen funcionamiento del hospital, cuando lo que hago es justamente lo  contrario: denunciar las atrocidades que se cometen sin que las autoridades ni los ciudadanos tengan conocimiento de ello, como que las condiciones higiénico-epidemiológicas y de trabajo no son las adecuadas en un centro hospitalario como este.

Otros ciudadanos que critican y se oponen al gobierno han sido incluso despedidos de sus centros laborales con cualquier pretexto, lo cual los priva del sustento propio y el de sus familias.

Así se mantiene el asedio y la persecución a todo aquel que se atreve a criticar y a sugerir cambios en el sistema. Encabezan estas acciones quienes disfrutan de privilegios vedados a la mayoría de los cubanos, y que hunden al país cada vez más en la mentira. 

VIDEOS