viernes, 3 de octubre de 2014

Jóvenes holguineros: sin lugar para el sexo

Hoteles en la ciudad de Holguín . Fotografía del autor.

Por Fernando Donate Ochoa/ Hablemos Press.

HOLGUIN, 3 de Octubre.-  Muchos jóvenes holguineros no pueden disfrutar a plenitud su sexualidad. La escasez de lugares apropiados para este fin, junto a los problemas de vivienda y los conflictos  intergeneracionales, amenazan gravemente su intimidad y los exponen a graves peligros.

El amor busca su sitio, pero en Holguín,  lamentablemente, no lo encuentra. Así lo informó el semanario holguinero “¡Ahora!”. Ante los elevados precios de los hoteles, muchas veces los jóvenes escogen los bancos de los parques para su intimidad. Ya  no existen las posadas de las que disfrutaron antaño los padres y abuelos de la nueva generación. Lo peor es que las soluciones parecen muy lejanas: tras un recorrido de Hablemos Press por algunas instalaciones hoteleras de la ciudad cabecera pudimos constatar la precariedad de algunas y los altos precios de otras.

En la calle Frexes está el hotel Los Ángeles, edificio de cuartos desolados, donde la  suciedad corroe paredes y pisos.

Hoy se encuentra cerrado pese a la inconformidad de sus trabajadores y de la población, que ya no cuenta con su servicio de alojamiento de 22 horas por el módico precio de 12,90 en moneda nacional.

A Carmen Wisimian, trabajadora del centro y secretaria general del Sindicato, le indigna ver el estado del lugar. “El hotel cerró en noviembre de 2012, luego lo reabrieron y en el 2013 lo volvieron a cerrar. Enviamos una carta al Gobierno, a la Central de Trabajadores de Cuba, al director del Sectorial y al de la Empresa Municipal de Gastronomía, preguntando por qué  nadie viene a darnos una explicación, a decirnos qué va a suceder, pero hasta hoy  no hemos recibido una respuesta”, comenta.

Otro que sufre la misma insensibilidad gubernamental es el Libertad, un hotel céntrico cuyo deterioro constructivo le impide brindar servicios. Un candado en su única puerta de entrada  anuncia al visitante la imposibilidad de acceder a la instalación.

En tanto, el hotel Praga está cerrado desde junio de este año, al descubrirse desperfectos en la  zapata del edificio, lo cual está provocando su hundimiento.

En casa la mayoría de los jóvenes tampoco pueden hacer el amor; lo impide la situación de la vivienda: faltan cuartos y abundan generaciones. A veces, el chozno y el tatarabuelo duermen juntos.

Lo más preocupante son los peligros que  acechan cuando los amantes no encuentran refugio y se deciden por sitios inapropiados donde se exponen a violaciones, robos y a los voyeurs, experiencias negativas que dejan secuelas psicológicas.

Marta Yanara Santos, psicóloga del Centro Provincial de Promoción y Educación para la Salud, opina que “los jóvenes y adolescentes, al no tener un espacio donde expresar libremente su sexualidad, buscan lugares que no son los más indicados para una relación segura. Se necesita una sexualidad responsable en la que haya protección. El adolescente, al no estar preparado para enfrentarse a una vida sexual segura y al existir en la sociedad muchos tabúes con respecto al sexo, además de la falta de comunicación entre padres e hijos, puede presentar trastornos sexuales.”

En esta ausencia de lugares apropiados es donde muchos ven la causa de la falta de pudor de algunos, que a plena luz del día se manifiestan sexualmente, práctica que ya se está haciendo habitual en esta zona nororiental de la isla.

La idea de rescatar los hoteles en Holguín presenta un futuro desalentador, como lo asegura Rafael Prieto Díaz, director de Gastronomía del Grupo Empresarial de Comercio, al informar que de 15 instalaciones que tiene la provincia, entre hoteles y moteles, solo uno, el Hotel Bitirí, en Mayarí, tiene aprobada oficialmente una inversión.

VIDEOS