jueves, 23 de octubre de 2014

Cuba en el raulato: Fatal agenda económica



Por Carlos Ríos Otero/ Hablemos Press.

LA HABANA, 23 octubre.- Según estadísticas de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), en el período 2010-2011 Cuba tuvo la inversión privada más baja de toda la región (3,6 %), y la inversión estatal llegó a 11,3 %. Esta cifra continúa declinando y se encuentra ya por debajo del 10 %.

Otras tasas de inversión de ese mismo período: Chile, con una inversión privada de 25,8 % y pública de 2,5 %, sumó 28,3 %. Bolivia sumó un 18,6 %; Costa Rica, un 21,5 %; Colombia, 25,1 %; Panamá 28,9 % Vietnam 28,2 %.

Durante el primer semestre del 2014 el indicador de inversión cubano descendió 1,8 %, a pesar del chorro de petrodólar que el régimen de Maduro le cede.

Desde el Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC)

Juan Triana (CEEC) notificó que durante el 2012 la economía privada creó 265 000 nuevos puestos de trabajo. Mientras, se mantienen en secreto las licencias entregadas durante 2014, cuando el régimen cortó de un golpe las gestiones que realizan las boutiques, cedieron 65 000 licencias, y unos 200 000 empleados quedaron fuera del sistema legal.

Triana indica que “la tasa de inversión en Cuba se ha comportado menor que el 10 % durante los últimos 20 años, y al menos se debe recibir 3 000 millones de dólares anuales en inversiones foráneas para crecer y salir de la crisis”.

Alicia García, otra economista de esa institución, afirma: “Es muy difícil crecer con una tasa de inversión tan baja: Cuba alcanza apenas el 10,0 % del PIB”.

Por otra parte, en los países que se han desarrollado la tasa de inversión se ha comportado del 27 al 32 % anual, y sostenidamente durante al menos una década. Se conoce que la tasa de pobreza es del 25 %, aunque economistas no estatales la deducen entre el 31 y el 37 %. 

Conflicto del rubro productivo

Lina Pedraza, ministra de Finanzas y Precios, citó ante el Consejo de Ministros el 22 de junio de 2014 que “los gastos se disparan por el incumplimiento de la esfera productiva. Este indicador resulta nocivo, al provocar un efecto bumerang, ya que se impone la necesidad de aumentar el nivel de importación”.

Destacó que se asigna el 66 % del total de los gastos corrientes del presupuesto a los sectores de Educación, Salud Pública, Cultura, Asistencia Social, Arte y Deporte.

¿Y el 34 % restante?

Se infiere que el sector de la Defensa y Orden Interior, traducidos en MINFAR y MININT, respectivamente, abarcan entre el 16 y el 19 % del gasto, indicador del otrora campo socialista. Las Fuerzas Armadas poseen miles de oficiales profesionales y soldados que pasan el Servicio Militar Obligatorio.

Mientras, el poderoso aparato del orden interior secuestra las libertades fundamentales, y el Estado policial mantenido por los contribuyentes no es capaz de reparar ni las avenidas principales de la capital.

En suma: la rancia burocracia de los llamados organismos centrales del Estado (ministerios) y las organizaciones políticas y de masas - entelequias para hacer creer al mundo que todo el pueblo apoya el proceso-, el ejército de funcionarios que usan autos oficiales para servicio propio, las mansiones en zonas vedadas al pueblo (congeladas) y las vacaciones en lugares paradisíacos, todo es a costa de “Liborio”.

Top Secret

La Asamblea Nacional y su Comisión Económica son una rutina inepta que por unanimidad aprueban las órdenes de los dirigentes “históricos” que han invadido el Politburó, el Consejo de Estado y el Comité Ejecutivo para el logro de sus intereses de clase.

Se desconocen los ingresos que generan el servicio médico exterior, las remesas, la reventa del petrodólar Venezolano, la red del comercio en divisas TRD y CIMEX; en fin, todo es secreto.

Asesinan la iniciativa privada y loan a foráneos

El gobierno neutraliza el sector privado y lo ahoga con impuestos y una retorcida burocracia. En vez de dinamizar el rubro privado, este es asesinado. Y todo porque los comerciantes privados empezaron a aplastar a las estatales TRD-MINFAR y CIMEX-MININT.

Sin embargo, inventa la Ley 118 para la Inversión Extranjera. Dispuestos a vender la nación a pedazos, los generales son parte de la gerencia junto a sus herederos y clavan las comisiones en sus cuentas secretas, de la misma manera que cuando vendieron en el 2003 la chatarra y aleaciones metálicas de los centrales azucareros, destruyendo así la industria azucarera por orden de Fidel Castro.

VIDEOS