lunes, 8 de septiembre de 2014

Selecto Club de la Neurona

Edificaciones de la bolsa de Tulipán. Fotografía del autor.
Por Carlos Ríos Otero/ Hablemos Press.
LA HABANA, 8 de Septiembre.-  Los Generales de Cuerpo de Ejército (GCE) se pueden contar con los dedos de las manos. Son el pelotón de vanguardia de la Revolución, según dijera el guerrillero “heroico” Ernesto Guevara de la Serna. 
Los GCE son universales y destacados en la era del Raulato. Se especula en la bolsa de tulipán, que ellos son el verdadero poder.
Uno de ellos, Sixto Batista Santana, fue el autor de la frase: “La calle es de los revolucionarios. Si es necesario hay que partir cabezas, y si la Revolución peligra hay que emplear medidas ejemplarizantes…”
Esta idea fue expuesta por él en la Asamblea Nacional, cuando ejercía como Diputado y Coordinador Nacional de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).
Son GCE: Leopoldo Cintra Frías, Álvaro López Miera, Ramón Espinosa Martín, Joaquín Quinta Solá y Abelardo Colomé Ibarra. Funcionan como tales: Ramiro Valdés y Guillermo García.
Se dice que Senén Casas Reguiero merecía ser un GCE. Recordemos que voló rumbo a Santiago de Cuba con el comandante Camilo Cienfuegos en aquel siniestro 28 de octubre de 1959, cuando la desaparición del popular jefe.
A partir de que el General de Ejército Raúl Castro pasó de facto a ocupar los primeros cargos del proceso 2006, se especula en la bolsa de tulipán que el Buró Político (CC-PCC) pasó a un segundo plano, y el verídico poder radica en los GCE.
Aunque el Politburó hoy es fifty fifty entre militares y civiles, cuando Fidel, los militares no superaron el 20 %.
La bolsa de tulipán, es un condominio de edificios donde viven los funcionarios de todos los organismos centrales del Estado, incluso de los patronatos castrenses. En dicho condominio se dominan los secretos de la cleptocracia comunista.
Apunta esta bolsa que tal vez Raúl, en la farsa electoral a efectuarse en la primavera del 2015, se adelante el mando a Díaz-Canel, para dar un viso de cambio y lograr que los inversores foráneos se interesen en Cuba.
Entre los mandos de las instituciones castrenses se les ha bautizado  a los GCE, “el selecto club de la neurona”, pero con el rasgo de ser la guardia pretoriana del proceso y del clan.

VIDEOS