viernes, 26 de septiembre de 2014

Nuevas tarifas en los Joven Club de Computación desalientan a usuarios


Por Fernando Donate Ochoa/ Hablemos Press.

HOLGUIN, 26 de Septiembre.- El Ministerio de Informática y Telecomunicaciones anunció el cobro de 2.00 pesos la hora en moneda nacional por los servicios  prestados en los Joven Club de Computación y Electrónica (JCCE).

La medida, que comenzó de forma experimental en la provincia de Mayabeque con la idea de extenderla  por todo el país, generó una diversidad de opiniones en la ciudad de Holguín.

Usuarios habituales la consideran injusta al ser los JCCE la única posibilidad que tiene el pueblo de acceder a una computadora.

Estos equipos  no son comercializados en las tiendas holguineras y solo pueden ser adquiridos,  sin derecho a la garantía, en el mercado informal a un mínimo de 7 500.00 pesos en moneda nacional, precio prohibitivo para el ciudadano de a pie cuyo salario promedio es de 300.00 pesos mensuales.

Reunir el dinero para comprar una computadora tomaría un año y medio, algo ilógico porque para ello se tendría que dejar de comer y de vestir.

Alexei es un niño de diez años que acude con frecuencia a los JCCE. Su padre le inculcó desde pequeño ese hábito. Desde entonces, “se siente identificado con la computadora y las posibilidades que le brinda para superarse”. Sin embargo, cuando se apliquen las nuevas tarifas, “tendrá que reducir el número de visitas porque el dinero no me alcanza”, expresó el padre quien pidió no mencionar su nombre y el apellido de su hijo.

Otra inquietud giró en torno a si el usuario, después de pagar, tendrá derecho a exigir mayor calidad y eficiencia en el servicio recibido.

En este momento la mayoría de las computadoras en los JCCE presentan dificultades operativas y atrasos tecnológicos, así como inestabilidad en la conexión a intranet, Google y otras limitaciones.

Las nuevas medidas, para otros, tienen “matices políticos”. Gracias a las computadoras de los Joven Club  la población accede a los diferentes sitios de los medios de difusión oficiales y tiene la posibilidad de escribir sus comentarios sobre lo publicado; estos criterios generalmente muestran desacuerdo y van en contra de la falsa realidad que se quiere mostrar.

Un nuevo matiz de opinión lo dio Yadira: “Los Joven Club son la nueva víctima gubernamental bajo el pretexto de que hay que eliminar gratuidades, por eso tememos que en cualquier momento, como consecuencia de la profunda crisis por la que atraviesa Cuba, también se cobren los servicios de la salud y la educación”.

“La computadora de la familia cubana” es el slogan de los JCCE, pero muchos coinciden en afirmar la falsedad de esta frase, ante la imposibilidad de los usuarios de trabajar a plenitud en estos establecimientos. Ahora, con la instauración del pago por el servicio, la computadora se aleja mucho más de la familia cubana.

En la actualidad existen más de 600 JCCE distribuidos en todos los municipios de Cuba.
Los cursos de capacitación, el tiempo de máquina, la impresión de documentos (el usuario tiene que llevar el papel) y la  búsqueda de información -solo en los sitios web cubanos-,  son algunos de los servicios que prestan.

Es un consenso general que con esta nueva medida, que limita el acceso de forma económica, ha fracasado la idea fundacional de estos centros, creados el 8 de septiembre de 1987, de socializar las nuevas tecnologías de la informática en el pueblo cubano.

VIDEOS