martes, 9 de septiembre de 2014

Muere recluso en cárcel cubana por falta de asistencia médica

Entrada al Centro Penitenciario 1580, donde se encontraba recluido el reo. Foto: Hablemos Press.

Por Zahira Castro Casals/ Hablemos Press.

LA HABANA, 9 de Septiembre.- El recluso Héctor Luis Orizaba falleció el pasado 25 de julio en la prisión 1580 del municipio capitalino San Miguel del Padrón, como consecuencia de la demora por parte del cuerpo de paramédicos. 

Según relatan sus compañeros de celda, los paramédicos tardaron unas 4 horas en aplicarle los primeros auxilios y remitirlo al Hospital. La doctora Milevis, jefa del puesto médico de ese centro penitenciario, que se encontraba de guardia el día del suceso, mostró poco interés en asistirlo, asegurando que se trataba de su hora del baño y la merienda.

Orizaba se encontraba intoxicado por el suministro excesivo del psicofármaco Carbamazepina, que tomaba sin diagnosticar por el médico.

La carbamazepina es un fármaco antiepiléptico psicótropo estabilizador del ánimo, usado principalmente para el tratamiento de la epilepsia y del trastorno bipolar; también es un fármaco usado para el tratamiento de crisis maníaca aguda. En ocasiones también se utiliza para tratar la esquizofrenia. Pero los reos toman varias unidades para drogarse.

El Teniente Coronel Reynaldo Villaurreta Vargas, director del mencionado Centro, conoce los hechos pero no ha tomado medidas con los responsables. La doctora Milevis mantiene su profesión y puesto de trabajo.

La prisión 1580 recluye a más de 2000 prisioneros, la mayoría condenados por el robo de alimentos. A menudo son víctimas de abusos por parte de los carceleros.

Aníbal Almoguera, compañero de Orizaba, asegura que aunque aquel falleció el pasado 25 de julio, pero no fue sino hasta esta fecha que pudo informar a la prensa.

VIDEOS