viernes, 26 de septiembre de 2014

Llamamiento a la comunidad médica internacional

Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 26 de Septiembre.- Estimados colegas de todo el mundo, nos dirigimos a ustedes para denunciar lo que sin dudas constituye un acto fragrante de explotación. Les pedimos, por los lazos de hermandad que nos unen, y por el Juramento Hipocrático, que se sumen a la acusación que ahora hacemos contra el gobierno de Cuba.  

Tenemos evidencias sobradas para apoyar nuestra demanda. Ahí están los cientos de miles de profesionales que cada día tienen que enfrentarse a las dificultades imperantes en nuestros centros de salud; falta de implementos y materiales, estado constructivo deficiente de los inmuebles, desidia por parte de las autoridades al conocer todos los problemas por los que atravesamos y no pronunciarse.

Son los mismos médicos que cuando llegan a sus casas se abren también a otra arista oscura de nuestra realidad, las necesidades y limitaciones propias de la época que atravesamos, condicionadas por una economía decadente y unos dirigentes que se han olvidado del pueblo.

Ahí estará también el testimonio de miles de colaboradores de la salud que salen a cumplir misiones por varios años, alejándose de sus familias, exponiéndose a enfermedades raras y mortales, insertándose en culturas diferentes y a veces agresivas, y todo por el sueño de recoger algunas migajas que al final les dejará el gobierno, que así y todo les reportan alguna mejoría material.    
Ahí está la historia, que asegura que el gobierno revolucionario creó las condiciones para la formación masiva de médicos y personal de enfermería, formando también a extranjeros que en sus países no tenían la oportunidad, sin aceptar el costo que esto tuvo para el pueblo trabajador, y las ganancias monetarias y simbólicas en materia de respaldo internacional a dicha dictadura.

También se prohibió la salida de la mayoría de estos profesionales, alegando que evitar el robo de cerebros que ejercían países ricos como los EEUU. Se violó así el derecho a la libre determinación de las personas.

Otros gobernantes se han aprovechado de esta situación para hacer campaña política. Tal fue el caso del finado Hugo Chávez y el actual presidente de Venezuela, Nicolás Maduro; quienes, en sus campañas políticas, utilizaron al máximo la “ayuda médica” ofrecida por Cuba.

También se han sumado a este grupo Evo Morales en Bolivia, y recientemente Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, por solo mencionar algunos de ellos.

El pago a los médicos que son enviados a otros países como mano de obra muy calificada y barata, en muchas ocasiones no alcanza el 10% de lo que pagan por la “ayuda”.

VIDEOS