lunes, 8 de septiembre de 2014

Crisis alimentaria para los niños en el campo

Bolsas de leche, compota y yogur que les venden a las familias cubanas en el campo. Foto: Hablemos Press.
Por Weiner Martínez Estepe/ Hablemos Press.
SANCTI SPÍRITUS, 8 de Septiembre.- Tres compotas y tres bolsas de leche en polvo para el mes, es todo lo que la canasta básica garantiza a los recién nacidos cubanos.
A partir del segundo año de vida, las bolsas se sustituyen por un litro de leche, y luego este es retirado a la edad de siete años.
Las familias tienen que ingeniárselas para completar la alimentación de sus hijos. Compran en la bolsa negra, a pesar de que la policía permanece atenta para que los campesinos, que son obligados a vender su producción de leche al Estado a bajos precios, no la vendan a personas simples.
En la capital, se distribuyen seis bolsas de leche en polvo y trece compotas por recién nacido. Aunque no es mucho, la diferencia con otros lugares del país es notable.
Ésta es una de las causas por las cuales la juventud se resiste a crear una familia. Intimidada por la idea de que sus hijos mueran desnutridos.

VIDEOS