viernes, 22 de agosto de 2014

Lo que puede la indiferencia


Anabel junto a tres de sus hijos. Fotografía del autor.

Por Ricardo Sánchez Tamayo/ Hablemos Press.

BAYAMO-GRANMA, de agosto.- La ciudadana Anabel González Bernal, residente en Santa Isabel, municipio granmense de Bayamo, vive en condiciones infrahumanas desde hace varios años, sin que ninguno de los factores y dirigentes de la localidad haya mostrado el mínimo de interés en ayudarla.

Anabel, es madre de cinco hijos, de los cuales uno padece retraso mental. Además, hace más de seis años un ciclón derribó la mayor parte de su casa, por lo cual se ha visto obligada a vivir entre despojos y partes sanas de la misma.

Sus cinco hijos, que dependen totalmente de ella, son toda su familia, por lo cual carece de parientes que le presten ayuda. Su situación es difícil, y lo agrava el hecho de que no puede salir a trabajar porque no tiene a nadie que se encargue de sus hijos.

“Muchas veces se han acostado con solo un vaso de agua con azúcar en el estómago —dice de sus hijos con lágrimas en los ojos—. Estoy cansada de que pasen hambre, y de que ni siquiera tengan una cama decente donde dormir”.

Pero no ha sido por falta de gestión, pues son muchas las puertas que ha tocado Anabel sin obtener nada más que promesas falsas. Además, como muestra palpable está la realidad que vive en este municipio del oriente del país, no hay más que visitarla.

Mientras, por el Noticiero se exhiben cada día los reportajes acerca de las “proezas” de la Revolución, que supuestamente da casas a aquellos que la pierden, y protección a los que la defienden.

VIDEOS