viernes, 15 de agosto de 2014

Deficiencias en los carnavales de la capital cubana


Cientos de agentes de la Policía Nacional Revolucionaria desplazados a
la zona del carnaval.


Por Ignacio González Vidal/ Hablemos Press.


LA HABANA, 15 de Agosto.- El pasado viernes 8 de agosto decidí
participar en los carnavales que, por estos días, alberga, como es
tradicional, el Malecón habanero.

Supongo que un carnaval debe ser sinónimo de alegrías y festejos;
espacio donde las personas van a relajarse y a compartir con sus
familiares y amigos. Serpentinas, fuegos artificiales y derroche de
pirotecnia son elementos típicos de estos actos populares, sin dejar
de mencionar el buen gusto de las máscaras y el sabor de la cerveza.

Sin embargo, durante un recorrido por las distintas zonas de la
fiesta, pude comprobar una gran cantidad de deficiencias, que van
desde el mal trato de los dependientes, hasta las largas filas de
personas esperando bajo el sol. Pasando por la mala calidad de la
cerveza.

Además, estuvo el feo diseño de los muñecones y carrozas, la mala
manipulación de los alimentos por parte del personal, y algunas
violaciones higiénico-sanitarias, sin que las autoridades presentes
hicieran nada al respecto.

Esta, es la fiesta destinada al pueblo trabajador; espacio para que se
refresque y libere las tensiones acumuladas durante todo el año.
Estas, son las condiciones que se les reservan.

Me llamó la atención que las otrora pergas de cerveza fueron
sustituidas por cervezas caras como la Cristal y la Bucanero, cuyos
precios son inalcanzables para la mayoría de la población. Ni siquiera
se ofertaba la cerveza dispensada, que es un tanto menos cara. Los
precios de los alimentos también estaban elevados.

Se notaba el exceso de agentes de la Policía Nacional Revolucionaria
(PNR), lo cual daba a la fiesta una atmósfera tensa, como si se
temiera el surgimiento de un disturbio en cualquier momento.

VIDEOS