viernes, 15 de agosto de 2014

Abuso y registro constantes contra familia en Bayamo

De derecha a izquierda, Ariana Sánchez Bantús junto a su madre y
hermana. Fotografía del autor.

Por Ricardo Sánchez Tamayo/ Hablemos Press.

BAYAMO-GRANMA, 15 de Agosto.- La ciudadana Ariana Sánchez Bantús,
vecina de la localidad Santa Isabel, en las afueras del municipio
granmense de Bayamo, sufre el constante acoso de las autoridades
policiales, por encontrarse vinculada al Movimiento Damas de Blanco.

Alega Sánchez Bantús que su residencia ha sido invadida en numerosas
ocasiones por agentes de la Seguridad del Estado y por el Jefe de
Sector, sometiéndola a exhaustivos registros.

Recientemente, la policía penetró en su vivienda propinando golpes y
aplicando espray, ignorando la presencia de varios niños y una mujer
embarazada.

Días después, se presentó en su residencia el oficial Eduardo, del
Departamento de la Seguridad del Estado, para proponerle una ayuda,
consistente en 500 pesos (22 cuc) mensuales, la reparación de la casa
y la libertad de su esposo, a cambio de que se retirara del Movimiento
Damas de Blanco y hablara mal de este.

"Jamás  traicionaré mis principios", fue la frase que el oficial
obtuvo como toda respuesta, posición que fue apoyada desde la cárcel
por su esposo. Molesto, el represor la amenazó con no dejarla asistir
los domingos a la iglesia.

"Mantendré mi posición de seguir luchando mientras el embarazo me lo
permita. Estoy cansada de tantos abusos y maltratos. Que el mundo lo
sepa: todo lo que este régimen dice es pura mentira", concluyó.

Altos índices de insalubridad en Santiago de Cuba

VIDEOS