domingo, 20 de julio de 2014

Rejas invisibles en Cuba

Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.
LA HABANA, 20 de Julio.- En Cuba, existen rejas que controlan las salidas del ciudadano, quienes no encuentran otro recurso para escapar del régimen a que han sido sometidos por más de medio siglo.
Para salvarse del hambre, la explotación y la miseria que sufren, los cubanos emplean diferentes métodos; entre ellos, los más comunes son las llamadas “salidas ilegales”: desertar en las colaboraciones o misiones, los casamientos arreglados, acogerse a la ciudadanía de abuelos o padres; en fin, una serie de formas para tratar de lograr el objetivo, que es salir.
Al parecer, las presiones internacionales lograron que el pasado año se promulgara una ley migratoria que permite la salida sin la necesidad de la “carta blanca” (permiso que debían tener los cubanos para poder viajar al extranjero); Así, se abrió una ventana para todo el que quería buscar mejores horizontes.
No obstante, después de esta ley, muchos se preguntan por qué los cubanos no han emigrado más, según se esperaba. Personas con quienes conversamos nos han dado respuestas, las cuales ponen a la luz algunos aspectos por los cuales esto no ha sucedido.
Un médico, quien por temor a represalias no quiso revelar su nombre, nos planteó que él quisiera ir a trabajar a cualquier país por su cuenta (sin que el estado cubano intervenga en el contrato), pero no ha podido reunir el dinero, ni tan siquiera para pagar el costo del pasaporte que cuesta 2500 pesos Moneda Nacional (120 dólares).
Otro ciudadano que quiere realizar trámites migratorios legales, nos cuenta que han aumentado los precios de los antecedentes penales de 20 pesos MN (22 dólares) a 1625 pesos MN (96 dólares), y que para lograr obtener las certificaciones de nacimiento y matrimonio se realizan grandes colas, y que después para legalizarlas también tienen que hacerlo en divisas.
Así hemos obtenido opiniones de varios ciudadanos más, que quisieran abandonar temporal o permanentemente el país, pero los trámites burocráticos o la falta de dinero para hacerlo se los ha impedido.
Un gobierno que paga salarios a los trabajadores que no les permite realizar los más mínimos ahorros -porque no les alcanzaría ni para comer decorosamente a diario-, controla así la vida de las personas, e incluso impide con este método que puedan emigrar de una Isla donde no existen derechos, convirtiendo esta práctica en “Rejas Invisibles”.

VIDEOS