lunes, 28 de julio de 2014

Persiguen a ciudadanos orientales que buscan empleos en la capital cubana

Ciudadanos caminan frente a la Estación Central Ferroviaria de La Habana. Foto del autor.

Por Mario Hechavarria Driggs/ Hablemos Press.

LA HABANA, 28 de Julio.- La Policía Nacional cubana detiene  a cientos  de  jóvenes y adultos en la Estación Central Ferroviaria de La Habana ―cada semana― cuando llegan desde diferentes provincias en busca de empleo en esta capital.

Apenas se bajan del tren son arrestados e interrogados en Unidades de la Policía. Posteriormente los envían de vuelta  a  su provincia, no sin antes realizarles un acta de advertencia o ponerles sendas multas, comentaron algunos consultados.
                                     
Las personas que emigran de otras provincias, principalmente los del oriente de la isla, han sido bautizados como “palestinos”, y se les denigra en la capital.

Estos jóvenes y adultos también alegan que en sus regiones el Estado solamente les ofrece trabajos agrícolas o como sepultureros, con salarios muy bajos.
  
Casi todos estos jóvenes tienen un buen  nivel académico  y  se  resisten a vivir en la  mediocridad, aunque la mayoría terminan trabajando como  Policías o choferes de bici-taxis en La Habana.

Muchos se mantienen dos años prestando servicio en la Policía, y cuando resuelven  una vivienda  abandonan el cuerpo represivo.

En días recientes, la Policía penetró en el solar La Condesa, ubicado en la calle Picota, en el municipio Habana Vieja, tocando puerta por puerta. La mayoría de los inquilinos eran  personas de las provincias orientales, reconocidos como ilegales en La Habana. Todos fueron detenidos.


El decreto Ley 217, de la República de Cuba,  prohíbe a los naturales de otras provincias que residan en la capital; sin embargo, un principio constitucional vigente expresa que “todo ciudadano tiene el derecho  a residir en cualquier sitio del territorio nacional”.

VIDEOS