sábado, 26 de julio de 2014

Ministro de Salud cubano desconoce problemas existente en centros hospitalarios

Una de las entradas al Hospital Universitario Calixto García. Foto: Hablemos Press.
Por Eduardo Herrera/ Hablemos Press.
LA HABANA, 26 de Julio.- “No hay peor ciego que el que no quiere ver”, es un refrán que utilizan los cubanos cuando las cosas son muy evidentes y alguien dice no notarlas.
El pasado domingo, 20 de julio, visitó el Hospital Universitario Calixto García, Roberto Tomás Morales Ojeda, ministro de Salud Pública. Al parecer, el funcionario desconocía los problemas que existían en ese centro hospitalario.
Morales Ojeda, lleva varios meses realizando visitas dominicales al centro de salud, para inspeccionar las obras de reconstrucción que se están llevando a cabo.
Según el testimonio de algunos médicos, que se encontraban de guardia el día de la visita, el ministro se dio por enterado ese día, que existían personas esperando para operarse porque la planificación quirúrgica estaba retrasada.
Al parecer, también ignoraba que el cuerpo de guardia lleva más de un mes sin climatización, problema que dos días antes de su visita estaban tratando de remediar, colocando en horas de la noche algunos aires que aún no suplen las necesidades del departamento, y mucho menos cumple con las normas requeridas.
El dirigente visitó la sala de cirugía, donde dos pacientes se quejaron de que estaban esperando hacia días por una intervención quirúrgica de urgencia, aunque los especialistas negaron la necesidad de operarlos de inmediato.
Solo basta con visitar el hospital y recorrer sus áreas para darse cuenta que no existen las condiciones óptimas para la atención a pacientes. Los laboratorios clínico y de microbiología son improvisados, y los salones están carentes de las normas actuales que se requieren para ese tipo de unidades.
El bullicio de las reparaciones que aún son escasas, perturba a los pacientes y al personal asistencial que labora allí; además del polvo y la suciedad, que traen consigo el aumento de las infecciones en el ambiente hospitalario.

No solo en el Calixto García ocurre esta situación, hay en todo el país centros con estas dificultades, y aún peores. Las autoridades de salud han dejado de ser médicos y profesionales para convertirse en políticos hipócritas que solo tratan de ofrecer una imagen pública alejada de la realidad de lo que ocurre, actuando como si fueran ciegos.             

VIDEOS