martes, 8 de julio de 2014

La salud pública de calidad no está al alcance de todos los cubanos

Por Dr. Eduardo Herrera/ Hablemos Press.

LA HABANA, 8 de Julio.- En Cuba, los métodos novedosos en tratamientos y exámenes médicos, que según autoridades del Ministerio de Salud Pública posee el país, “no están al alcance de todos los pacientes”, según comenta un ciudadano que prefiere mantenerse en el anonimato por temor a represalias.

Hace un tiempo necesitaba realizarse una Resonancia Magnética Nuclear (RMN) por indicación médica y recorrió varios hospitales de la capital en los cuales realizan esa prueba. Para su desgracia, en algunos le dijeron que el equipo estaba roto; en otros, los turnos se demoraban meses, cosa que no podía esperar por los dolores que presentaba a pesar del tratamiento médico. 

Finalmente encontró a un amigo en uno de los hospitales visitados, quien en poco tiempo le “resolvió” el turno del tan ansiado examen.

A diario, muchos ciudadanos se quejan de que llevan tiempo para poder ser atendidos con prontitud por cualquier padecimiento. Es necesario tener a alguien en el gremio médico que acelere la consulta, el examen a realizarse e incluso el tratamiento médico, quirúrgico o de rehabilitación.

Los médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud, amantes de su profesión, laboran afectados por las grandes carencias, no solo personales. También en el ámbito profesional, priorizan a los pacientes graves, la familia y las amistades, quedando abandonadas a su suerte las personas que no tienen estas relaciones.

El desánimo de los trabajadores del sector cada vez es más manifiesto, a pesar del reciente aumento de salarios, con el cual la media no pasa de 60 dólares al mes, lo que no alcanzaría para mantener una vida decorosa como la que merecen todos los ciudadanos, pero más los que brindan mayor aporte a la sociedad.

Algunos opinan que el gobierno no reconoce que estos trabajadores saben el esfuerzo que realizan por mantener la salud de las personas, algo que es muy bien remunerado en el mundo, menos aquí; y eso, junto a otros problemas de organización, ha incrementado de manera paulatina el deterioro del sistema de atención a pacientes, por lo que la salud ya no es para todos.

VIDEOS