martes, 8 de julio de 2014

Crisis en las redes internas afecta al país

Ministerio de comunicaciones. Foto del autor.

Por Mario Hechavarria Driggs/ Hablemos Press.

LA HABANA, 8 de Julio.- Varios servicios de vital importancia para la población están detenidos o se ejecutan con suma lentitud, debido a la crisis de conectividad que desde hace días afecta al país, con peculiar incidencia en La Habana.

Los correos principales de la ciudad, llamados zonales, están cerrados, con avisos que indican la posibilidad de mantenerse así durante al menos setenta y dos horas. Un transeúnte desesperado  por enviar un giro postal, preguntó a este reportero acerca de la dirección de una oficina de correos abierta; la respuesta fue: “ninguna, porque incluso en la sede del Ministerio de Comunicaciones no hay conexión”.

Desde la popular sala de navegación, ubicada en calle Zanja, entre Infanta y San Francisco, Centro Habana, La Habana, la mayor del país administrada por Copextel, la red colapsó el pasado viernes, situación que se mantiene, aumentando la ansiedad de numerosos usuarios nacionales del servidor “correodecuba.cu”, el más empleado por quiénes pagan en divisa sus comunicaciones internacionales fuera del control directo de los servidores establecidos en centros laborales y demás instituciones estatales.

También está afectado el impostergable servicio de conexión en las oficinas del Carnet de Identidad. Sin conexión no es posible realizar cualquier trámite en las oficinas correspondientes del Ministerio del Interior. Al menos se pudo comprobar que en la Unidad perteneciente al municipio Centro Habana hubo cuatro días sin servicio y ahora se ejecuta con extrema lentitud. El problema se extiende además a la expedición de pasaportes.

La crisis de conectividad afectó semanas atrás a los celulares, después de implementarse un nuevo sistema, incluyendo la posibilidad de enviar y recepcionar mensajes de correo electrónico desde los teléfonos móviles. Entonces ETECSA, empresa monopolista cubana del ramo, ofreció explicaciones relacionadas con la saturación del sistema debido a una avalancha de nuevos usuarios fuera de lo inicialmente previsto.

En todos los sitios de referencia, trabajadores y dirigentes administrativos eluden una respuesta concreta, esperando la consabida orientación “desde arriba”. Por ahora, sólo tenemos carteles de aviso o una escueta frase en boca de quienes deberían informarnos: “No hay conexión”.

VIDEOS