viernes, 13 de junio de 2014

Maltrato a menor en escuela primaria cubana

Magaly Norvis Otero Suárez/ Hablemos Press.

LA HABANA, 13 de Junio.- El niño Brian Montoya Carracedo, alumno de tercer grado de la escuela primaria “Rosendo Labrada Arrieta”, en la oriental provincia Santiago de Cuba, ha sido víctima de abuso físico reiterado por parte de una de las maestras de dicho centro educacional.

La madre del menor, Yunaysis Carracedo Milanés, explica como el pasado 10 de junio vio a la maestra Ana Elia Riquena Charón maltratando físicamente a su hijo de ocho años de edad.

“Me presenté en la escuela porque mi hijo había estado quejándose de los maltratos de la maestra. Fui testigo de cómo la misma lo sacaba a empujones del aula. Intenté poner coto a la situación y fui agredida por ella. Hubo testigos que se rehúsan a hablar”.

“Seguidamente, pretendí hablar con el director de la escuela, quien se escondió para no verse en la obligación de atenderme. Solo entonces me dirigí a la Dirección de Educación del municipio Palma Soriano, y allí me explicaron que mi queja sería analizada y tendría respuesta en 30 días hábiles”.

Hasta el momento, las únicas medidas tomadas en el caso van en contra de la madre, a quien le ha sido impuesta una multa de treinta pesos bajo cargos por “alteración del orden público”.

Para cuidar la integridad física de su hijo, Yunaysis Carracedo ha tomado la decisión de no enviarlo a la escuela, lo que ha provocado que sea requerida por Atención a Menores.

Según la condición de obligatoriedad de la educación en Cuba, mientras los treinta días hábiles transcurren, Brian debe asistir a la escuela, sin importar que quede expuesto a los maltratos de una persona no capacitada para el magisterio.

Yunaysis Carracedo Milanés integra el Movimiento Damas de Blanco “Laura Pollán”, lo cual complejiza aún más la situación, teniendo en cuenta que el Departamento de la Seguridad del Estado, en la persona del agente “Yunier”, se ha visto implicada visitando la escuela con ánimo investigativo.

“No quisiera predisponerme, pero hay demasiadas coincidencias. Soy Dama de Blanco, la Seguridad nos ha estado merodeando, a mi hijo lo maltratan en la escuela impunemente y la multa es para mí”, afirma la madre, preocupada.

Sea cual sea el trasfondo, hay un menor inocente sufriendo maltratos físicos y psicológicos, y todas las partes implicadas se encuentran en la obligación de protegerlo. No existe causa política ni de ninguna otra clase que justifique su maltrato. 

VIDEOS