martes, 24 de junio de 2014

Las vacas son del Estado, y son sagradas


Por Mario Hechavarría Driggs/ Hablemos Press.

LA HABANA, 24 de Junio.- Cinco personas fueron arrestadas la semana pasada por el supuesto delito de hurto y sacrificio ilegal de ganado mayor.

Las reses, pertenecientes al Consejo de Estado de la República de Cuba, fueron sustraídas y sacrificadas en una finca del capitalino municipio Rancho Boyeros, La Habana.

Raúl Espinoza y los hermanos Guillermo y Gabriel Fundora, están siendo acusados por el hurto y sacrificio de tres cabezas de ganado, mientras que a Yudisleidis y Carmen María Martínez Lara, también hermanas, se les imputa por la distribución de la carne.

Los cinco implicados se encuentran detenidos en el Técnico de Intrusión Policial e Investigaciones Criminales de la calle 100 y Aldabó, en el citado municipio. 

El registro que efectuó la policía en casa de las hermanas, arrojó una cantidad de carne aproximada a las 200 libras. Se conoce que las mismas vendían el pan con bistec a veinte pesos en su cafetería particular.

El mercado negro capitalino fija el precio de la carne en cincuenta pesos, moneda nacional. Mientras, en las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) ofrecen este tipo de productos, cada kilogramo a seis pesos en moneda libremente convertible.

Otros derivados de la vaca, como el queso, la leche y el yogurt, además de correr la misma suerte que la carne en cuanto a precios, son productos que escasean; por lo cual, no es difícil suponer que la mayoría de los cubanos no tienen acceso a ellos.  
  
En Cuba, el hurto y sacrificio de ganado mayor es considerado un delito grave. Con sanciones que pueden llegar hasta los 30 años de privación de libertad.

Los llamados “dueños” de reses, no son más que simples usufructuarios, con derecho a una pequeña parte de la leche que producen, y obligados a vender al Estado, a precios irrisorios, la mayor parte de este producto.

Si el propietario de una res decide sacrificarla sin permiso del gobierno, será juzgado y enviado a prisión, y su ganado quedará inmediatamente retenido. De ahí la frase jocosa que asegura: “es preferible matar a una persona, que a una vaca”.

VIDEOS