miércoles, 25 de junio de 2014

Cuba incrementa la violencia y es recompensada por organismos internacionales

Por Carlos Ríos Otero/ Hablemos Press.

LA HABANA, 25 de Junio.- Mientras el gobierno “revolucionario” cubano institucionaliza la violencia contra los ciudadanos, La Habana sirve como escenario para un intento de paz entre la narco-guerrilla colombiana y las autoridades de esa nación.

En arenas internacionales, podría parecer que Cuba de prestigio como luchadora por la paz. En este sentido, el grupo regional de Latinoamérica y el Caribe, fusionado en la concertación de la CELAC, ha investido al gobierno de Cuba en la presidencia en el próximo trienio.  

Según la diputada venezolana María Corina Machado, el gobierno de Nicolás Maduro apuntala al clan Castro con 12 mil millones de dólares anuales, en créditos a pagar en un cuarto de siglo y cinco años de gracia, con tasa de interés del 2 %, y con esta cantidad de petrodólares, es obvio que Cuba compre voluntades.

Que la CELAC implemente decisiones deshonestas es comprensible, pero que la ONU apoye a un gobierno que se descalifica cívica y políticamente por institucionalizar una política oficial de violencia, resulta inmoral.

La OIT, debe tomar cartas en el asunto, al igual que las tomó ante el engendro fascista de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción, las tristemente célebres UMAP, implementadas en Cuba entre los años 1965 y 1968.

En este país, se están usando ómnibus donados por la organización Pastores por la Paz para reprimir a activistas por los Derechos Humanos. Las empresas estatales amenazan a sus empleados con expulsarlos si no participa en los eventos de agravio a los opositores.  

Análogas a las camisas pardas y las camisas negras fascistas, el Gobierno ha implementado las llamadas Brigadas de Respuesta Rápida (BRR), formadas por oficiales de la policía política y funcionarios del Partido Comunista, que se identifican como paisanos para confundirse entre la gente.

Las BRR fueron establecidas en 1990 en el Poder Legislativo del Partido Comunista de Cuba. Es inadmisible —moralmente— que la ONU apruebe a un Gobierno con estas agravantes y sea juez ante la comunidad de naciones.

VIDEOS