viernes, 13 de junio de 2014

Autorizados a violar la Ley

Por Yeander Farres Delgado/ Hablemos Press.

LA HABANA, 13 de Junio.- La policía de tránsito nacional opera diariamente en todas las grandes avenidas de la capital, así como en el resto del país, de igual manera que ocurre en todas las ciudades del mundo que tengan cierto grado de urbanización.

Se ubica estratégicamente en esquinas y rotondas muy transitadas. Su labor es importante desde el punto de vista regulador, pues contribuye a evitar el peligro de accidentes, pero nociva en tanto a veces ellos mismos incurren en la indisciplina social, y cumplen con su trabajo de manera extremista.

En los horarios pico acosan a choferes de taxis, de bici–taxis y a otros que brindan servicios a la población, la mayoría de las veces por paradas ilícitas o parqueos incorrectos. Es un hecho digno de apuntar que hoy por hoy la capital cubana no tiene una infraestructura diseñada para su sistema de transporte, que incluye tanto a particulares como a estatales.

Por eso, los almendrones que paran para dejar a sus pasajeros pasan aprietos sin necesidad alguna. Otro tanto sucede con los bici–taxis y demás vehículos de transporte.

A menudo, se ve a los agentes de tránsito parquear sus bicicletas en la acera diseñada para los peatones, por lo cual, estos se ven obligados a transitar sobre las calles. ¿No es esto una violación? ¿No podría provocar la muerte de una persona?

Si le preguntas a uno de estos agentes sobre el tema, el mismo respondería algo parecido a lo que le respondieron a este periodista: “nosotros podemos hacerlo”.

VIDEOS